Como ya sabréis, la patata es uno de los alimentos básicos multicultural, presente en gran cantidad de platos. Además de las increíbles recetas que os hemos enseñado a hacer con ellas, también descubrimos que se trata de un alimento que posee un gran número de beneficios con los que combatir ciertos problemas de salud, tales como los niveles altos de colesterol o la artritis, gracias a sus increíbles propiedades.

Sin duda, una de las mejores formas de comerlas es cocinándolas al horno, y hoy os mostraremos un sencillo truco para que la piel exterior se quede crujiente y el interior suave. Estas quedarán como las patatas que nos sirven en los restaurantes que tanto nos gustan, y a las que podemos añadir cualquier tipo de salsa.

Cocinar las patatas puede ser una de las cosas más fáciles de la cocina, pero que queden perfectas no es una tarea sencilla. Así pues, el consejo que venimos a ofreceros hoy viene de la mano del chef David Chilcott, quien asegura que este es su secreto para que las patatas asadas queden perfectas.

Cocinar patatas asadas de forma óptima

patatas_1

Primero tendrás que pelar las patatas y lavarlas bien. A continuación córtalas por la mitad o en cuartos, si las patatas son más grandes de lo normal. Una regla que conviene tener siempre en cuenta, es que procures que tengan tamaños similares, para que se cocinen todas por igual.

Y aquí es donde llega el truco de hoy: toma un tenedor y arrástralo por la superficie de la patata pelada y lavada. Tampoco hace falta apretar demasiado, pues con que la superficie quede estriada al tacto será suficiente. Después añade sal abundantemente a cada una de ellas. Ambos consejos ayudarán a que las patatas queden más crujientes y doradas por fuera.

patatas_2

Después hornéalas como siempre y listo. Verás que el resultado no tiene nada que ver con las que venías cocinando antes. No olvidéis de comentarnos cómo os han salido. A continuación os dejamos con un vídeo en el que podréis ver este sencillo método.

Vía: Rumble / OnePotChefShow

Publicado en Hogar