Conocida como “La niña eterna”, María Eudenete es una mujer de 31 años encerrada en el cuerpo de un bebé de 6 meses debido a un extraño problema de hipotiroidismo. Desde la edad mencionada, dejó de desarrollarse, por lo que María no puede hablar ni caminar, y tiene que ser atendida de la misma manera que un bebé de esa edad.

Procedente de una zona rural brasileña, su familia no contaba con los recursos necesarios para someterla a tratamiento médico y recibir la atención especializado que la hubiera curado 30 años atrás.

Tras conocerse la noticia a nivel mundial tras aparecer en un programa de Televisón, la facultad de Medicina de la Universidad de Ceará se ha comprometido a proporcionar un tratamiento gratuito a María para que pueda ser un poco más independiente, aunque de manera tardía. El nuevo tratamiento la permitirá crecer y desarrollarse, pero siempre seguirá teniendo la apariencia y el comportamiento de una niña de menos de un año.

Brooke Greenberg a los 20 años de edad

Brooke Greenberg a los 20 años de edad

No es el único caso similar registrado. Relacionado por causas distintas, Brooke Greenberg fue una niña de 20 años con una enfermedad genética que falleció desgraciadamente a los 20 años con la apariencia y el comportamiento de una niña de 2, por una afección pulmonar.

Volviendo en particular al caso de María, y motivo por el que compartimos esta historia, es por la reflexión de cómo cambiar la vida del mismo niño según nazca en dos lugares distintos. Historia que nos recuerda al caso de los niños ciegas de la India.

Fuente y original: publímetro, Discovery Lat

Publicado en Miscelánea