casa-portatil00

Liu Lingchao, ciudadano de Guanxi, China, dejó su ciudad natal hace veinte años para buscar trabajo. Pero hace cinco, decidió regresar al hogar al perderlo. Para ello, construyó una vivienda de 60 kg construida en su mayoría con bolsas, botellas y otros materiales de plástico, y decidió ir caminando desde Guandong, embarcándose en un viaje que ha durado cinco años.

casa-portatil01

casa-portatil02

Durante su largo camino, Liu se negó a aceptar ayuda de nadie, buscándose la vida con la recogida de botellas que encuentra por el camino, y parando a un lado de la carretera para descansar.

casa-portatil03

casa-portatil04

La naturaleza desechable y portátil de su refugio ha provocado que haya tenido que construir tres a lo largo de su viaje, digno de una película.

casa-portatil05

casa-portatil06

Dentro de este rudimentario refugio descansa, duerme y cocina su propia comida. Además, su material plástico le protege de la lluvia y le aisla del frío.

casa-portatil07

casa-portatil08

El precio de la vivienda en muchos lugares de China se ha disparado, y, aunque el de Liu es un caso muy especial, muchos ciudadanos de este país tienen verdaderos problemas para acceder a una vivienda digna. Quizá el refugio de Liu no es el más bonito, ni el más confortable, pero el hecho de que haya cargado con él durante cinco largos años antes de volver a su aldea natal, la coloca indiscutiblemente en la categoría de “casas increíbles”.

casa-portatil09

casa-portatil10

Fuente: chinasmack.com. Este artículo aparció originalmente en nuestra web casasincreibles.com

Publicado en Miscelánea