En la ciudad china de Nanning, ver los coches rodeados de un faldón se ha convertido en una estampa cotidiana pero, ¿qué ha llevado a su gente a vestir a sus coches de esta manera?

¿Se trata una nueva moda tunning? ¿tal vez quieren reconvertir sus vehículos en jacuzzis ambulantes? Ninguna de estas cuestiones se acerca al auténtico motivo.

En Nanning llevan unos cuantos años sufriendo una plaga de ratas. Los roedores se han multiplicado tanto, que la ciudad está, literalmente, plagada de ellos.

Esto trae consigo un problema serio de insalubridad, además de los daños colaterales que sufren los vehículos. Las ratas se meten dentro de los motores, destrozando todo el cableado con sus afilados incisivos.

El resultado es que el sistema electrónico de los coches queda totalmente inservible. Así pues, colocar estas pantallas alrededor de los automóviles es la única solución medianamente efectiva.

Y digo medianamente porque cuando un roedor quiere meterse debajo de nuestro vehículo, poco o nada pueden hacer estos muros improvisados.

De momento, y hasta que el ayuntamiento inicie u a campaña de desratización, esta es la única solución posible al problema. Esperemos que pronto los habitantes de Nanning puedan prescindir de este inusual accesorio para sus vehículos.

Fuente: Livejournal, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Insólito