Como bien sabemos las botellas de plástico que utilizamos a diario, son un gran foco de contaminación; el PET (tereftalato de polietileno) puede tardar más de mil años en degradarse y su inadecuada disposición final termina siendo muy perjudicial para el medio ambiente. Es por ello que en los últimos años surgieron alternativas que van desde envases de origen vegetal, hasta prendas de vestir que reutilizan el material. No obstante, la propuesta más revolucionaria llegó recientemente de la mano de estudiantes de diseño de Londres. Se trata de “Ooho”, un envase biodegradable y comestible que se puede crear en el hogar.

Inspirados en técnicas de gastronomía molecular, el español Rodrigo García González y los franceses Guillaume Couche y Pierre Paslier diseñaron esta especie de ‘bolsa’ hecha a base de algas pardas y cloruro cálcico. Las dos capas de membrana se consiguen a través de un proceso culinario llamado esferificación, por el cual los alimentos se encapsulan con texturas de gelatina. Antes de envasarla, el agua debe congelarse para evitar que se mezcle con los otros ingredientes. 

El resultado es un envase sencillo, resistente, higiénico y biodegradable, que propone reemplazar a las clásicas botellas de plástico. Otra característica es su bajo coste, dado que producir cada ‘bolsa’ demanda un par de centavos (a diferencia del agua embotellada, donde lo más caro resulta el PET). Hay que añadir, que las botellas de plástico pueden desprender agentes tóxicos si se reutilizan o si se les expone al sol, lo cual convierte a “Ooho” en algo todavía mucho más atractivo.

 

De acuerdo a sus creadores, los consumidores más habilidosos pueden crearlas por su propia cuenta y hasta probar nuevas recetas. 

Qué os parece? preferís las botellas convencionales o a “Ooho”? quiero probarlo! 🙂

Publicado en Verde
Fuentes consultadas:
www.latam.discovery.com
www.youtube.com
www.google/imagenes.com