Si tenemos la suerte de tener un jardín en casa debemos saber algunas premisas para mantenerlo siempre a punto. Hace unas semanas os enseñamos unos trucos para adornarlo con objetos reciclados, pero sin embargo también es importante saber qué plantar para darle un toque especial a nuestro patio.

Hoy no vamos a hablar tanto de trucos como de un árbol que es perfecto para cualquier jardín: el arce japonés. Hoy te contamos todo lo que tienes que saber sobre él: cómo plantarlo y cuidarlo.

¿Por qué es perfecto el arce japonés para mi jardín?

Evidentemente, el origen de este árbol está en Japón, aunque también es común verlo en algunas zonas de China y Corea. No es necesario tener un jardín grande para poder disfrutar de su belleza, ya que existen muchas subespecies de tamaño más reducido que se pueden adaptar perfectamente a cualquier espacio, lo normal es que no sobrepasen los 9 metros.

Una de las características más representativas de este árbol es el color rojizo que adoptan sus hojas en la época otoñal, sin ninguna duda supone un toque colorido que favorece a cualquier patio.

Si proviene de Japón, ¿el clima de mi ciudad es óptimo para plantarlo?

El clima es muy importante a la hora de plantearnos plantar este árbol, ya que no soporta todo tipo de clima. La humedad beneficia las raíces de este árbol pero sin embargo el calor excesivo lo deteriora bastante. En resumen, se necesita un lugar en el que los veranos no sean excesivamente calurosos y los inviernos sean suaves, puede soportar ciertas heladas de baja intensidad, pero no es lo más recomendable. En cualquier caso, a la hora de plantarlo tenemos que buscar un lugar resguardado de posibles corrientes de aire, ya que el viento seco también le perjudica.

Lo ideal es que el arce japonés esté en un lugar con mucha luz pero que el sol directo no le condicione durante todo el día. No obstante, existen muchas variedades que son más resistentes a un clima u otro. Debemos tener en cuenta que el arce tendrá que ser plantado en tierra ácida, por lo que se el agua que utilizaremos debe ser de pH bajo (de cuatro a seis). Si tenéis un agua con mucha cal, no olvides emplear algo de limón y vinagre para compensar los niveles.

Cuidados diarios que necesita el arce japonés.

Una vez que tengamos solventadas los requisitos anteriores, lo demás es todo coser y cantar. A la hora de podarlo sólo es necesario quitar las ramas que ya estén muertas, pero no necesita ningún cuidado especial en este proceso.

A la hora de regarlo, aunque necesite mucha agua, tenemos que hacerlo lentamente, el riego por goteo es una buena opción, y si no tenemos este sistema, siempre puedes agujerear un cubo y llenarlo de agua a su lado, así las raíces se humedecerán poco a poco. Y por último, respecto a la fertilización, los expertos dicen que no es necesaria en este tipo de árboles, si por cualquier cosa te ves obligado a añadirle algún fertilizante, hazlo siempre en primavera.

¿Qué os parece? ¿Querrías tener un árbol así en tu jardín? A mí sin duda me gusta mucho la belleza del color y el contraste que otorga con el resto de vegetación, lo que me falta por el momento es el jardín para poder plantarlo.

Fuente: habitissimo Publicado originalmente en nuestra otra web CasasIncreibles

Publicado en Hogar