Dice un proverbio italiano que “una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven la misma caja”, y así es.

La muerte no entiende de clases sociales, de cocientes intelectuales o cánones de belleza y es segura para todos.

Lo que ocurre cuando morimos, ya es diferente en cada caso y es que a pesar de nuestros expresos deseos, la realidad puede superar las previsiones.

Y si no que se lo pregunten a nuestros 9 protagonistas de hoy, famosos políticos, científicos y personalidades que descansan para siempre en los lugares más sorprendentes e insospechados.

1. Evita Perón.

entierros famosos 1

La emblematica primera dama argentina, mundialmente conocida por su lucha por los derechos de la mujer y la mejora de las condiciones de las personas en situación de pobreza, murió a la temprana edad de 33 años víctima de un terrible cáncer de útero en 1952.

Lo que parecía ser el final de una vida, terminó siendo el principio de un macabro viaje que se prolongó durante 22 años.

Tras su fallecimiento, el cuerpo de Evita fue embalsamado y velado a la espera de que finalizase la construcción del mausoleo de los Perón, sin embargo, antes de que fuera posible darle sepultura, el régimen de Juan Perón fue derrocado por el alzamiento militar y el cadáver de su difunta esposa secuestrado.

Los militares quisieron ser cautelosos y decidieron no enterrar a Evita para no convertirla en mártir y su tumba en lugar de peregrinaje. Tras varios traslados secretos, los militares decidieron que era peligroso ocultarla en Argentina y fue enviada hasta Bonn, Alemania, para ser enterrada, aunque terminaría siendo sepultada en Italia bajo el nombre de Maria Maggi.

En 1971, el general Alejandro Lanusse llegó a un acuerdo con Juan Perón para que fuera repatriada siempre y cuando este otorgará su bendición al régimen militar.

Alcanzado el acuerdo, Perón y su nueva esposa Isabel, se trasladaron hasta Argentina junto al cuerpo de Evita, quien reposó durante dos años en la mesa del comedor de la residencia familiar.

Cuentan las habladurías que el que volvería a ser presidente de Argentina peinaría el cabello del cuerpo de Evita a diario, siendo sucedido a su muerte por su esposa Isabel, hasta que por fin se le dio digna sepultura en el cementerio de la Recoleta, Buenos aires.

Para evitar cualquier tipo de acto vandálico, el cadáver embalsamado descansa dentro de una bóveda de acero, de la que cuentan que es capaz de soportar hasta una bomba nuclear.

2. El pene de Rasputín está expuesto en el museo erótico de Rusia.

rasputin

Grigori Rasputin fue un místico ruso con una gran influencia en los últimos días de la Dinastía Romanov. Entre las muchas leyendas negras e intrigas que se le atribuyen al personaje está la fama de mujeriego y amante de la esposa del Zar.

Lo cierto es que Rasputin poseía un miembro notable, que le fue extirpado tras su muerte en 1916. Existen dos historias acerca de esta mutilación, la primera es que sus propios asesinos castraron el cuerpo muerto y una criada guardó su miembro durante la limpieza. La otra es que una de sus amantes tomó el miembro y lo conservó como recuerdo.

Sea como fuere, el miembro de Rasputin continuó llevando una “vida” agitada, hasta aparecer en la ciudad de París en 1920, donde se dice que un grupo de mujeres le rendía culto por razones de fertilidad.

No fue hasta el año 2004 que el museo erótico ruso adquirió esta supuesta pieza para su colección donde se exhibe desde entonces.

3. El cuerpo del ilustre vicealmirante Horatio Nelson fue preservado en brandy.

entierros famosos 3

Tras la muerte de uno de los mayores héroes militares de Gran Bretaña durante la mítica batalla de Trafalgar ante las tropas napoleónicas en 1805 y sospechando que Nelson sería enterrado con honores en su amada patria; el comandante al mando William Beatty decidió conservar los restos del vicealmirante en lugar de llevar a cabo el habitual entierro naval.

Así pues, y para que el cuerpo no comenzará a descomponerse, lo introdujo en un ataúd que fue llenado de brandy francés en Gibraltar. Sin embargo, cuando el cuerpo del respetado Lord Nelson llegó hasta Londres, el brandy había desaparecido.

Una investigación descubrió que los marineros del barco perforaron la base del ataúd del vicealmirante bebiéndose todo el brandy, desde entonces el término “sangre de Nelson” sirve para describir a esta bebida espirituosa.

A pesar de ello, el condecorado heroe de guerra Lord Nelson recibió un funeral de estado y fue sepultado con honores en la catedral de St. Paul bajo la gran cúpula de la catedral.

4. El misterio del cráneo de Mozart.

entierros famosos 4

En 1902 el museo de Mozart de Salzburgo, Austria, entró en posesión del o que se decía era el craneo del famoso músico y compositor.

Según cuentan los registros, Mozart fue sepultado en grupo con otros 5 cuerpos en 1791 a la edad de 35 años, como era costumbre enterrar a las clases medias en la Viena de 1801. El sepulturero que llevó a cabo el sepelio fue Joseph Rothmayer, quién con gran astucia introdujo un cable en la boca de Mozart.

10 años después el sepulturero regresó a la tumba para robar el craneo del genio, pudiendo distinguirlo del resto de compañeros de sepultura gracias al cable que el cráneo tenía en su boca.

A partir de ahí, el cráneo comienza a pasar de mano en mano hasta convertirse en parte de la colección frenológica del Dr. Hyrtl; que pasaría a formar parte de la colección del Museo Mütter, excluyendo el cráneo de Mozart que obtiene el Museo Mozart de Salzburgo en 1902.

Tras mas de 104 años de dudas sobre la autenticidad del craneo, el Museo Mozart quisó poner fin a las especulaciones realizando una prueba de ADN con los restos óseos de los familiares conocidos de Mozart, en concreto el de su abuela materna y su sobrina. Los resultados no pudieron ser más decepcionantes, ya que la prueba no sólo no demostró parentesco entre las muestras y el craneo, sino que tampoco evidenció parentesco entre la abuela y la sobrina respectivamente.

A falta de pruebas concluyentes, el museo sigue sosteniendo que el craneo es verdadero y que la presencia de un fuerte traumatismo craneal se corresponde con los dolores que Mozart describía padecer durante el último año de vida.

5. El cuerpo de Voltaire fue disfrazado para que pudiera tener un funeral digno.

???????

El pensador francés siempre temió que sus restos acabaran en la basura debido a las criticas que había realizado hacia la Iglesia y los poderes públicos durante el siglo XVIII. Por ello cuando el escritor francés enfermó, elaboró un intrincado plan con el que asegurarse un entierro digno llegada su muerte.

El plan indicaba que su cuerpo sería vestido con grandilocuencia y colocado en el asiento de su carruaje como si estuviera vivo, donde una vez dentro sería conducido en viaje de retiro hasta su finca familiar cerca de la frontera con Suiza, enterrado allí lejos de cualquier interferencia.

Sin embargo, el plan inicial fue alterado por su sobrino que decidió realizar una parada en el camino para extraer el corazón y el cerebro del escritor.

Muchos años después, el cuerpo regresó a París donde fue finalmente sepultado en un gran panteón, pese a que las leyendas populares aseguran que el cuerpo nunca salió de París y que fue tirado sin más a la basura.

Para poner fin a las especulaciones, el gobierno de laicidad exhumó la tumba en 1897 descubriendo sus restos más o menso intactos.

6. Los gemelos unidos y enterrados el uno frente al otro.

entierros famosos 6

Al igual que la venus de Hottentot, la vida de estos famosos gemelos siameses no fue sencilla, aunque tuvo un final feliz.

Unidos por el pecho a través de una masa cartilaginosa que los médicos de hoy podrían haber separado fácilmente, los gemelos siameses Chang y Eng nacían a comienzos del siglo XIX.

Avocados a una vida miserable, se enrolaron en el mundo del espectáculo donde fueron exhibidos por medio mundo en circos de fenómenos.

Tras mucho trabajo consiguieron nacionalizarse como estadounidenses y en 1874 se afincaron en una plantación en Carolina del Norte, en la que vivieron una vida normal. Casados, Chang y Eng fueron padres de 10 y 11 hijos respectivamente, todos sanos y sin deformaciones.

En Enero de 1874, Chang murió repentinamente mientas dormía a consecuencia de un ataque de neumonía. Tres horas más tarde moría Eng.

En un primer momento los médicos especularon que Eng había muerto de miedo, pero una autopsia descubrió que los hermanos compartían varios vasos arteriales, el hígado y la sangre, lo que habría matado de septicemia al superviviente.

Separados durante la autopsia, sus familiares no quisieron enterrarlos separarlos y por ello fueron sepultados mirándose el uno al otro, frente a frente.

Hoy el cuerpo de los hermanos forma parte de la colección del Museo Mütter de Filadelfia.

7. El corazón de Ana Bolena fue conservado por su marido, el mismo que ordeno su muerte.

entierros famosos 7

Enrique VIII fue capaz de romper con el catoliscismo al divorciarse de Catalina de Aragón para poder contraer nupcias con su amada Ana Bolena, una muchacha bella, ingeniosa y sofisticada.

Pero los años pasaron y Ana no conseguía dar a Enrique un hijo varón. Agotada su paciencia y trás una hija y varios abortos involuntarios, el rey comenzó a pensar que su matrimonio estaba maldito por lo que acusó falsamente a Ana de infidelidad, quien fue arrestada y decapitada en la Torre de Londres en 1536.

La leyenda cuenta que por orden del Rey Enrique, su corazón le fue arrancado y conservado en un cofre con forma de corazón, válgase la redundancia.

Este cofre fue redescubierto en 1836 en la un rincón de la iglesia Suffolk, momento en que se procedió a darle descanso eterno bajo el órgano de la misma iglesia.

8. El cerebro de Einstein se conserva en un frasco en el consultorio de su médico.

entierros famosos 8

El 17 de abril de 1955, el científico más famoso de su generación internó en el Hospital de Princeton acusado de fuertes dolores en el pecho. A la mañana siguiente, Albert Einstein fallecía a los 76 años de edad víctima de un aneurisma de aorta abdominal.

Horas después de certificar su muerte, el que fuera el cerebro de unos de los mayores genios del siglo XX era robado. Durante la autopsia, el patólogo Dr. Thomas Stolz Harvey procedió a extraer, medir y pesar su cerebro, pero tras el procedimiento standard, en vez de regresarlo al cuerpo, decidió guardarlo en formol y quedárselo para si mismo. A continuación extrajo los ojos de Einstein que también le fueron entregados a su oculista, el doctos Henry Adams.

Según declaró años más tarde, Harvey aseguró que “tenía permiso para hacer la autopsia, y supuse que íbamos a estudiar su cerebro”, sin embargo a día de hoy, no se ha encontrado ningún papel, documento o permiso autorizando esta autopsia.

El resto del cuerpo fue cremado según las últimas voluntades de Einstein que deseaba que sus cenizas fueran esparcidas en secreto para evitar que pudieran ser idolatradas.

No sólo la disección iba en contra de los deseos del científico, sino que además Harvey no tenía ningún derecho legal ni médico para mantener su cerebro. Por ello, el doctor tuvo que llegar a un acuerdo con el hijo del genio, Hans Einstein, quien accedió finalmente a que el cerebro fuese conservado en formol a condición de que fuera estudiado científicamente y los resultados se publicaran en revistas médicas legítimas.

El doctor Harvey guardó el cerebro en el Hospital de Princeton hasta que fue despedido, momento en el que se trasladó a la Universidad de Pennsylvania donde con ayuda de un técnico, cortó el órgano en 1000 diapositivas y 240 bloques que fueron fotografiados y puestos a disposición de la ciencia.

Thomas Harvey falleció en 2007, donando el cerebro al Hospital de Princeton, el mismo lugar donde comenzó su andadura 50 años antes. Pero no ha sido hasta hace relativamente poco que los restos del cerebro de Einstein han sido expuestos en el Museo Mütter en Filadelfia, donde es idolatrado por los visitantes de todo el mundo, justo aquello que Einstein no deseaba.

9. Los dedos robados de Galileo Galilei.

entierros famosos 9

Tras la muerte de Galileo un diente de la mandíbula inferior y tres dedos le fueron extirpados en marzo de 1737, justo cuando su cuerpo era trasladado hasta su lugar de descanso final.

Dos de los dedos y el diente terminaron dentro de un frasco de vidrio sellado que desapareció en algún momento después de 1905. 100 años más tarde, el frasco apareció pasando a formar parte del Museo de Historia de la Ciencia en Florencia.

Sin embargo, el tercer dedo de Galileo Galilei continuaba en paradero desconocido desde 1737. 300 años más tarde la pieza fue comprada en una subasta por un mecenas anónimo que sospechaba de la procedencia de los restos, y llevada hasta el Museo de Historia de la Ciencia en Florencia donde se reunió en 2009 con las otras partes extraídas del cuerpo del astrónomo.

Fuente: oddee.com

Publicado en Insólito