Muchos padres enseñan a sus hijos que no deben hablar con extraños y muchos niños entienden que meterse en un coche con un “hombre sospechoso” es peligroso.

Pero los pedófilos no siempre se ven como en los vídeos sobre seguridad pública. Ahora que muchos niños usan las redes sociales, es más fácil para los pedófilos contactar con ellos. Todo lo que tienen que hacer es pretender que son niños o niñas y empezar a chatear.

Por este motivo, debemos enseñar a nuestros niños a tener cuidado con estos contactos online, porque nunca sabes quién se esconde al otro lado de la pantalla.

Los padres en este vídeo tomaron medidas drásticas para demostrar a sus hijos los peligros de encontrarse con extraños que conocieron en Internet. Con suerte este vídeo ayuda a prevenir que algo como esto pase de nuevo.

Coby Persin es conocido en YouTube por sus experimentos sociales, que filma con cámaras ocultas. Pero para este video Coby se volvió más serio.

Los padres de tres niños acordaron dejar que Coby charlara en internet con sus hijos fingiendo ser una niña. Coby o “Amanda”, tal y como se llamó a si mismo en el experimento, charló con ellos por varios días y finalmente les dijo que quería conocerles. Los niños estuvieron de acuerdo.

Uno de los chicos va a la dirección que Amanda les dio y toca la puerta. Cualquiera podría vivir ahí, desde un pedófilo a un asesino.

Uno de los niños da a Amanda su dirección para que el “padre” de ella pueda ir a buscarle. Sin dudarlo, el niño se mete en la furgoneta blanca que aguardaba frente a su casa. Ahí es “asaltado” por dos hombres enmascarados.

Los tres niños quedaron sorprendidos cuando se dieron cuenta de que “Amanda” era en realidad un hombre y que sus padres les estaban esperando.

Publicado en Familia