En cientos de películas de ciencia ficción hemos visto como en alguna parte del mundo se creaba una ciudad subterránea para sobrevivir a un ataque zombi, a un desastre natural o a una guerra nuclear.

Sin embargo, como bien sabéis, a veces la realidad supera la ficción, y no os voy a hablar de un ermitaño que no quiso saber más de la civilización y se fue a vivir al sótano de la Tierra, si no de todo un pueblo de unos 2.000 habitantes que viven en las profundidades.

Tenemos que desplazarnos hasta el sur de Australia. Allí, en el desierto, las temperaturas pueden alcanzar los 51ºC a la sombra, ¿creéis que eso se puede resistir?

pueblo_bajo_tierra_001

pueblo_bajo_tierra_02

Desde luego, los residentes de Coober Pedy sabían que no, por eso crearon la única ciudad subterránea del mundo. Se trata de un pequeño pueblo minero que se convirtió en uno de los más importantes del sector, ya que es el mayor exportador de ópalo de calidad del mundo.

Se fundó en 1915, y desde entonces ha sido la “capital del ópalo” del mundo. El pueblo habita en una red de túneles subterráneos bajo las arenas del desierto, donde existen unas 1.500 viviendas a las que ellos llaman “refugios subterráneos”.

pueblo_bajo_tierra_05

pueblo_bajo_tierra_06

Algunas de las viviendas se encuentran a una profundidad de 2 metros y medio. No obstante, hay viviendas que casi llegan a alcanzar los 7 metros de profundidad.

pueblo_bajo_tierra_03

pueblo_bajo_tierra_04

Pese a estar bajo tierra, tienen todas las comodidades posibles, casas modernas, varios dormitorios, sala de estar, cuarto de baño, etc. Construir una casa subterránea puede costar lo mismo que hacerla sobre tierra, eso sí, de este modo te ahorras todas las facturas de aire acondicionado que tendrías que pagar en caso de vivir en la superficie.

Existen varios ejes de aire para producir la ventilación natural, sin embargo, no existe el alcantarillado subterráneo en este pueblo, por este motivo la cocina y los baños siempre están en la parte superior.

Si la familia crece, o cualquier otro motivo hace que quieras ampliar tu casa, sólo tienes que comenzar la perforación y quién sabe, quizás te hagas multimillonario al encontrarte ópalo. De hecho eso fue lo que ocurrió en la obra de construcción de un hotel en la ciudad, se encontró 360.000$ por valor de este mineral.

Desde 1980, Coober Pedy se convirtió en un reclamo turístico, cuando el primer hotel de la ciudad fue construido.

pueblo_bajo_tierra_07

No sólo se puede contemplar el pueblo y las casas bajo tierra, también hay una serie de tiendas, bares, museos e iglesias. Tanto es así, que incluso puedes disfrutar de una jornada de golf nocturna, eso sí, en la superficie. Para evitar el calor se juega de noche, y se utilizan bolas brillantes para tener visibilidad.

pueblo_bajo_tierra_08

pueblo_bajo_tierra_09

Sin ninguna duda es un lugar espectacular y curioso, yo no me lo pensaré dos veces si algún día tengo la oportunidad de ir. ¿Y vosotros?

pueblo_bajo_tierra_10

pueblo_bajo_tierra_11

Fuente: messynessychic artículo publicado originalmente en casasincreibles.com

Publicado en Cultura y ocio