Me encanta la jardinería, pero he de admitir que siento cierta debilidad por el cultivo de las rosas, sobre todo por las negras. De hecho, si recordáis, ya dedicamos un post para demostraros que sí crecen de forma salvaje, aunque solo los turcos tengan ese privilegio.

Sin embargo, hoy quería hablaros de una rosa bastante especial, aunque no en cuanto al diseño ni al olor, sino más bien por lo que contiene. Una rosa que fue encontrada por una familia de Tejas -EE.UU.- y cuyo contenido se ha viralizado a la velocidad de la luz, cosa que no os extrañará en absoluto cuando veáis el por qué.

Angel quiso tener un detalle con su madre, así que decidió salir al jardín para cortar unas cuantas rosas. Resulta que uno de los pequeños habitantes que moran habitualmente en el vergel, había escogido la rosa de la que se encaprichó la niña como cama. Sorprendida, la madre cogió gustosamente el regalo de su hija y, cuando se disponía a oler su fragancia, se topó cara a cara con este maravilloso huésped:

Por lo visto, se trata de un lagarto anolis de color verde, una especie bastante común en el sudeste de Norteamérica. Los machos suelen ser bastante territoriales, tanto que hasta se les ha visto peleando consigo mismos delante de un espejo

lagargo_1

“Cuando me acerqué a oler la rosa que me había traído mi hijo, nos llevamos una gran sorpresa. El reptil parecía tan cómodo y calmado que no quisimos molestarle”, cuentan los protagonistas de esta historia

lagargo_2

Unas imágenes que muestran el lado más tierno de los reptiles, ya que solo con verle la cara me están entrando ganas de ser un lagarto en otra vida, aunque solo fuera para poder echarme una siesta dentro de una flor

lagargo_3

Fuente: imgur

Publicado en Animales