Aun nos quedan muchas cosas por descubrir en la naturaleza, y una de ellas es el lenguaje de las grandes especies que pueblan los oceános. Orcas, ballenas y delfines, animales a los que se les considera muy inteligententes, utilizan chasquidos y frecuencias difíciles de captar por el oido humano pero en las que hemos conseguido interpretar patrones utilizando los instrumentos adecuados.

Son animales que crean sociedades, y como tales, necesitan comunicarse para organizarse. Las hormigas, mucho más simples, lo hacen segregando sustancias químicas que sus compañeras identifican. Otras especies, como los perros de la pradera, tienen una “llamada” especial cuanda se acerca un depredador. Todo se vuelve mucho más fascinante cuanto más inteligente es la especie que se estudia.

En el siguiente vídeo una cria de orca intenta establecer comunicación con el barco con el que juguetea, nadando alrededor, chocando con él y replicando el sonido del motor de éste. ¿No te parece fascinante?

Publicado en Miscelánea