Durante 10 años la Fundación The Aspinall ha estado reintroduciendo gorilas en su habitat natural, pero uno de ellos no se comportaba como esperaban, atacando a los cuidadores que intentaban acercarse a él. Por este motivo llamaron al que fue su padre adoptivo en una reserva con el que mantenían una excelente reacción y a quien llevaba 5 años sin ver. Cuando le contaron cómo se estaba comportando el gorila en los últimos años sintió miedo por si no le recordaba y le atacaba a él también. Pero la reacción del gorila cuando lo escucha, lo huele y lo ve, denota que no ha olvidado a su viejo amigo.

Original: CairnsBlog por Animal Planet

Publicado en Ciencia