No han ganado pero a pesar de ello, las gemelas alemanas Lisa y Anna Hahne han logrado copar la atención de los medios al cruzar la línea de meta cogidas de la mano; un gesto que ha sido muy mal recibido por su país.

REUTERS

REUTERS

La federación de atletismo alemana y la prensa del país, cree que el gesto de las gemelas maratonianas frivoliza la competición, haciéndola parecer un carrera no profesional.“Parecía como si hubiesen completado una carrera por diversión y no una competencia olímpica, declara el director deportivo de la DLV, Thomas Kurschilgen.

Además, ambas gemelas empeoraron su mejor marca por 15 minutos, alcanzando la meta en la posición 81 y 82. Un total de 21 minutos más tarde que la ganadora del oro olímpico en maratón en Río 2016, la keniata Jemima Sumsong.

AFP

AFP

Dar la mano y otros gestos colaborativos entre rivales son parte del espíritu deportivo, siempre y cuando la competición haya terminado. Es una forma de reconocimiento y respeto hacia el contrario, y de la hermandad que existe entre deportistas, por encima de vencedores y vencidos. Pero, según la prensa alemana, el gesto de las gemelas es un guiño premeditado que solo buscaba atraer la atención hacia su persona. ¿Con qué fin? ¿Vanidad, reconocimiento, tal vez un contrato publicitario?

Lo cierto es que las gemelas son casi una celebridad en el país. Cuentan con varios libros sobre nutrición y deporte, una app, página web y una legión de seguidores.

Ahora, su gesto ha logrado colocarlas en boca de todos. De hecho, nadie menciona a las gemelas norcoreanas Kin Hye Song y Kim Hye Gong, quienes también terminaron a la vez en el puesto 10º y 11º de esa misma carrera.

EPA

EPA

Por su parte las gemelas han declarado no sentirse orgullosas por el resultado obtenido en la prueba de maratón, pero aún así haber unido sus manos por la felicidad de encontrarse al final de la prueba.

¿Qué si estamos satisfechas? No. Sin embargo, cruzar la línea de llegada fue uno de nuestros mejores momentos deportivos”, dijeron.“Hemos entrenado los últimos cuatro años para participar en este maratón. Ni el tiempo ni la posición fue lo que nos hizo feliz, sino saber que lo hicimos lo mejor posible ese día.” 

Las gemelas corrieron separadas en gran parte de la prueba, imponiendose Anna en cabeza pero, a cierto punto, no pudo seguir el ritmo y su velocidad bajó hasta encontrarse con su hermana, con quien logró terminar la carrera.

¿Apoyo y cariño entre hermanas o movimiento publicitario? La polémica está servida. ¿Qué opinas tú?

Fuente: nytimes.com y BBC.com

Publicado en Miscelánea