En la naturaleza cada animal tiene su parcela de poder, su lugar en la cadena trófica y suele ser inquebrantable. Este científico lo sabe, por eso no dejaba que los osos se le acercaran demasiado, pero para su sorpresa fue ocurriendo esto…

Publicado en Ciencia
1 por FirstScienceTV