A lo largo de mi formación académica he tenido la suerte de conocer a grandes profesores y maestros con una gran vocación y ganas de enseñar.

Es cierto que también he tenido algunos que fueron realmente malos, que no amaban su trabajo y que para ellos dar clases era una obligación que realizaban sin el más mínimo interés.

En cualquier caso y a pesar de las diferencias entre unos y otros, todos solían tener algo en común y es que odiaban ser interrumpidos durante sus explicaciones.

Por ello he quedado sorprendido al conocer la historia de Sidney Engelbert, un profesor de 45 años que fue interrumpido por el llanto de un bebé durante la leccion que impartía en la Universidad Hebrea de Jerusalem.

La madre avergonzada trató de salir de clase pero para sorpresa de todos los presentes, el profesor Engelberg calmó al niño en brazos mientras continuó con su ponencia sin perder el ritmo.

profesor y bebe 1

Engelberg, es padre de cuatro hijos y abuelo de cinco nietos, por lo que siempre muestra una actitud abierta y activa sobre la maternidad.

profesor y bebe 2

Tanto es así que el profesor permite que las madres asistan a clase con sus hijos, incluso si éstas los deben amamantar en durante la lección.

profesor y bebe 3

Y es que el profesor aclara que: “ninguna madre debería elegir entre sus hijos y su educación”. 

Un magnifico profesor que se ha ganado mi más sincero respeto y el de miles de personas con este gesto.

Fuente: BoredPanda.com

Publicado en Familia