Puede que la Edad Media fuera una época oscura  y pestilente, pero incluso entre el hambre y la mugre hubo tiempo para las risas y el sexo.

No hablamos de tertulias de taberna o de bufones en la corte, sino del humor irreverente y los chistes verdes que los sacerdotes cristianos contaban en misa a sus feligreses durante la pascua. No todo iba a ser asustar y anunciar la condenación eterna.

De hecho, no fue hasta la Contrarreforma que la Iglesia Católica Apostólica y Romana se envolvió en el más absoluto puritanismo y cambió las cosas para diferenciarse de la Protestante. Atrás quedaban siglos de tradición cristiana donde las obscenidades y los gestos más procaces se cantaban desde el púlpito.

sexo en la iglesia 5

Era la época de la Risus Paschalis, una tradición en la que los sacerdotes y los creyentes estrechaban lazos a traves de la risa y el humor políticamente incorrecto.

La Risus Paschalis

Dentro de la Iglesia hay tradiciones y doctrinas que ven en el placer y en la sexualidad como una manifestación de Dios y su creación, una chispa de lo Divino por decirlo de algún modo. Un hecho que era celebrado por buena parte de la iconografía artística de iglesias y catedrales en las que un gran número de gárgolas y relieves muestran sus genitales haciendo burla.

Colegiata de San Pedro de Cervatos (Cantabria). Capiteles y canecillos con representaciones de posturas sexuales

Colegiata de San Pedro de Cervatos (Cantabria). Capiteles y canecillos con representaciones de posturas sexuales

Así se asumía en la doctrina eclesiástica antes de que San Agustín (354-430) y su visión negativa sobre el sexo (a pesar de que en su juventud había sido muy activo carnalmente y tenía un hijo) influenciaran en Roma y cambiaran las cosas.

Colegiata de San Pedro de Cervatos (Cantabria).

Colegiata de San Pedro de Cervatos (Cantabria).

Una de las mayores manifestaciones de la sexualidad y el humor dentro del espacio sagrado era la Risus Paschalis en la que se celebraba la alegría de la Pascua frente a la tristeza de la Cuaresma, ensalzando a través de la burla el triunfo de Cristo sobre la muerte.

Así pues el sacerdote debía provocar la risa en el pueblo durante la misa de la mañana de Pascua.Y para conseguirlo utilizaba los medios que tenía a su alcance, pero sobre todo un buen puñado de recursos cargados de contenido sexual.

sexo en la iglesia 4

Contaba chistes picantes, usaba expresiones eróticas, utilizaba marionetas, hacía gestos obscenos, simulaba relaciones sexuales y hasta enseñaba los genitales para arrancar las carcajadas de sus fieles.

¿Y qué hacía el pueblo? Reír la gracia, contagiarse de la alegría y alimentar con nuevas bromas y burlas la celebración de la Pascua.

sexo en la iglesia 2

Esta tradición nacida en Francia durante el siglo IX, se extendió por todo el norte de Europa, Italia y España. Sin embargo, donde realmente caló esta celebración fue en Baviera.

sexo en la iglesia 1

Se cuenta que allí la Risus Paschalis rozó el desenfreno total y que incluso varios actos sexuales explícitos se celebraron dentro del templo.

sexo en la iglesia 3

Los primero en tomar medidas fueron los protestantes cuya austeridad no casaba con esta celebración. Sin embargo y tras la reforma el Concilio de Trento en el XVI, la Iglesia Católica también decretó su prohibición.

Así, la alegría y el sexo quedaron desterrados de las homilias y los templos. Excepto en Alemania y Baviera donde continuaron, muy rebajadas de tono, hasta el año 1911.

Fuente: labrujaverde.com, aprenderviajandoporelmundo, servicioskoinonia.org y wikipedia

Publicado en Cultura y ocio