Divorciarse no es cosa de risa. Ya sea de mutuo acuerdo o peleando, siempre supone una amarga decepción. Por fortuna, las relaciones se vuelven más amistosas con el tiempo, sobre todo si tenemos hijos, el verdadero éxito del matrimonio.

Sin embargo, parece que hay parejas abocadas a vivir en la discordia, especialmente cuando alguna de ellas parecen rehacer su vida. En otras ocasiones y aunque haya paz entre los antiguos amantes, son las nuevas parejas el motivo de discordia.

Esta divertida historia que vas a disfrutar habla de esas extrañas madrastras y padrastros, dispuestos a sacar los dientes y sembrar hostilidad. No sabemos si es real o ficticia, pero lo que si es cierto es que es una excelente manera de hacer frente a las mezquindades, sin perder ni la educación, ni el decoro.

La madre, el divorcio y la boda

El día de la boda de Jennifer se acercaba rápidamente y nada podría arruinárselo, ni siquiera el desagradable divorcio de sus padres.

Wedding planning

Aún así todos se habían esforzado por aparcar las diferencias  y disfrutar del enlace. Su madre además había encontrado un vestido perfecto para el día de la boda. Estaba extraordinaria con él y sería la madre de la novia más guapa del mundo.

A young woman zipping up her dress

Una semana después, Jennifer se horrorizó cuando supo que, bien por maldad o simple casualidad, la nueva y joven esposa de su padre había elegido exactamente el mismo vestido que su madre.

sexy red lips in a mirror

Jennifer habló con ella para pedirle que por favor cambiara el vestido, pero la muchacha engreída se negó.

“No me cambiaré el vestido ni loca. Me veo preciosa con él, y voy a usarlo”

Apurada, Jennifer le explicó lo ocurrido a su madre, quien gentilmente le dijo: “no te preocupes cariño, yo conseguiré otro vestido, después de todo es un día especial y no importa”.

 

I can always help you honey

Unos días más tarde, madre e hija fueron de compras y consiguieron encontrar otro vestido precioso.

Shopping bags

En aquel momento Jeniffer le preguntó a su madre: “Mamá, ¿no vas a devolver el otro vestido? No tendrás otra ocasión para usarlo, deberías ahorrártelo”

Coffee in my mother's house taste the best

Entonces su madre sonrío y le dijo: “¡Que va querida! Tengo otra ocasión perfecta para lucirlo y que todos me vean radiante, ¡lo pienso llevar a la cena de ensayo la noche antes de la boda!

Fuente: littlethings.com 

Publicado en Miscelánea