Por caro que creas que es el precio de la fruta en tu supermercado, nunca podrá compararse con la pequeña fortuna que había que desembolsar por saborear una piña entre los años 1500 y 1860.

Lo contrario a lo que ocurrió con la langosta que fue un alimento tan abundante y de aspecto extraño que, durante varios siglos, fue considerada alimento de pobres y animales.

Como no podía ser de otra forma, “la ley de la oferta y la demanda”, el desarrollo industrial y los nuevos medios de transporte son los responsables de estos dos curiosos casos.

La fruta más cara del mundo

mas alimentos caros 2

Ni la ambrosia de los dioses griegos costó tanto como la piña cuando esta empezó a ser comercializada en Europa.

Todo comenzó con su descubrimiento en 1493, cuando Cristobal Colón y su tripulación probaron esta maravillosa fruta en el continente americano. Su exquisito sabor dulce y ácido a la vez, les fascinó.

Como no podías ser de otra forma, la importaron hasta el Viejo Continente, donde los sabores dulces eran un bien escaso. Su extraño exterior, forma, textura y sabor exótico causó furor entre la clase alta.

mas alimentos caros 1

Sin embargo, el clima europeo no resultaba adecuado para su cultivo y la piña debía de ser traída desde América, por lo que su precio resultaba muy elevado. 

Su escasez no hizo más que aumentar su popularidad y la piña se convirtió en la fruta de moda en los banquetes de la aristocracia, quienes comenzaron a gastar grandes cantidades de dinero para encontrar un modo adecuado de cultivo en suelo europeo.

Casi dos siglos después, en 1720, Sir Mathew Decker ideó un sistema que le permitió cultivar piña en su sombrío jardín de Richmond Inglaterra. El hallazgo fue tan importante, que dicha fruta le fue servida al mismísimo Rey Jorge I.

alimentos caros 2

Decker había construido un pequeño invernadero junto a un foso con ventilación que rellenaba de estiércol fresco el cual, cuando se descompone, genera calor.

alimentos caros 3

Gracias a un sencillo sistema de agujeros, el calor viajaba hasta la zona de cultivo reproduciendo las condiciones de temperatura y humedad necesarias para que la planta de la piña creciera.

alimentos caros 4

El ingenioso método de cultivo fue inmediatamente reproducido por toda Inglaterra, pero el coste necesario para producir una cosecha pequeña era astronómico. Además de los terrenos necesarios para el cultivo y los fosos, la piña requería grandes cantidades de estiércol fresco, y mucha mano de obra.

Se calcula que el precio de la piña alcanzó el equivalente a los 7500$ de hoy, una pequeña fortuna al alcance de muy pocas familias.

La fruta tropical se convirtió en un símbolo de poderío y riqueza, por lo que no es extraño encontrar este motivo ornamental en las mansiones de la época.

shutterstock_342040049

También era una muestra de hospitalidad con la que agasajar a los invitados, ya que encontrar una piña en el menú era toda una delicatessen que solo los suficientemente ricos podía permitirse.

Al menos durante un tiempo, ya que pronto apareció un extraño servicio: el alquiler de piñas. Un lucrativo negocio por el cual podías alquilar varias piñas para decorar tus banquetes y ofrecer de postre solo una, de esta forma las clases medias también podían aparentar poderío por menos dinero.

La langosta, comida para cerdos.

alimentos caros 5

Y de una fruta absurdamente cara, pasamos a un manjar que hace años era considerado una auténtica basura culinaria. Apodada como “la cucaracha del océano”, la langosta fue utilizada por los primero colonos como alimento para cerdos.

Según los primeros escritos, el crustáceo era tan abundante que podía encontrarse formando grupos que alcanzaban la altura de la rodilla en las playas de Massachusetts Bay.

Eran tan fáciles de pescar y tan numerosas que los pescadores las odiaban, pues les impedía capturar con sus redes a los peces de mayor valor. Su precio era tan bajo que la langosta era la base alimenticia de niños, familias pobres, los criados y los animales de granja. Incluso eran pulverizadas para fertilizar en campo.

A principios del siglo XIX, algunos criados de Massachusetts se revelaron para prohibir que fueran alimentados con langosta más de tres días a la semana.

alimentos caros 1

¿Cómo pudo la langosta pasar de ser un plato de pobres a un manjar presente en las mesas de la clase alta? La responsable fue la primera fábrica de enlatados de Estados Unidos, establecida en Maine en 1841.

Al ser abundante y de bajo precio, la langosta se convirtió en un alimento perfecto para enlatar, llegando así al centro del país, donde este alimento y su mala fama eran casi desconocido.

El segundo responsable del lavado de imagen de la langosta como alimento de lujo fue la línea de ferrocarril, quien descubrió que si el económico plato era servido con mucho lujo, los turistas de clase alta quedaban maravillados por su sabor.

alimentos caros 6

Pronto los hosteleros de Maine comenzaron a ofrecer el plato a los turistas de verano, incrementando el precio final de un crustáceo que aún era muy barato. La llegada de la refrigeración permitió a los pescadores de Maine enviar a las langostas vivas hasta lugares lejanos donde se llegaban a vender 10 veces más caras.

Conforme la langosta se popularizaba, su población se volvía más y más escasa, haciendo que su precio subiera hasta quedar al alcance de unos pocos. Tras superar la crisis y la gran depresión, la langosta fue ganando popularidad entre la clase alta y en 1950 se convirtió en el plato preferido de las estrellas de Hollywood.

Hoy sigue siendo un lujo, pero su precio ha comenzado ha bajar por primera vez en 100 años. Al parecer la población de langostas se ha vuelto a disparar en Maine, debido a la calidez del agua y la esquilmación de su depredador natural, el bacalao.

¿Llegarán a ser tan numerosas que casi no valgan nada, o terminarán alcanzando el precio de una piña antigua? Solo el tiempo lo dirá.

Fuente: bbc.com y bbc.com

Publicado en Cultura y ocio