Los museos son el lugar fantástico para pasar la tarde. Los hay de arte, de historia natural, de tecnología y, en definitiva, de casi cualquier cosa que nos interese.

Normalmente son lugares tranquilos regidos por una serie de normas que hay que cumplir. Dependiendo del tipo de museo que sea, puede que no se permita hacer fotografías, utilizar flash o que debamos guardar cierta distancia con las obras expuestas.

Sea como fuere, en todos los museos existe una norma universal para todos los museos, exposiciones y/o galerías. Me refiero a la de ‘NO TOCAR’, aunque hay gente que piensa que las normas son solo para los demás, y por eso se las saltan a la torera.

Fotos si, pero tocar, mejor no

Fotos sí, pero tocar, mejor no

Eso es lo que debió pensar esta pareja, cuando visitaba una exposición organizada por la Asociación Nacional de Coleccionistas de Relojes y Relojes de Pared (National Association of Watch & Clock Collectors). El matrimonio se encontraba fotografiando un reloj bastante curioso, cuando el hombre tuvo la “brillante” idea de tocar donde no debía.

El resultado podéis verlo en el siguiente vídeo, pero ya os adelanto que es catastrófico. No sabemos cuánto valor tendría la pieza manoseada por este curioso sujeto, pero apuesto que la norma de ‘NO TOCAR’ se le ha quedado grabada en la mente para siempre.

Fuente: National Watch & Clock Museum, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea