Los inviernos en algunas ciudades pueden ser muy duros debido a los grandes temporales. Algunas veces, no para de nevar en todo el día, lo que imposibilita la normal circulación del transporte, personas y hasta de los animales.

Pero este gato estaba harto de estar todo el día en casa por lo que, cuando abrió la puerta y vio toda esa nieve impidiéndole el paso no lo dudó. Se dispuso a quitarla poco a poco, no importaba el tiempo que tardase hasta que, por fin, lo consiguió.

Este post apareció originalmente en nuestra web lanubedealgodon.com

Publicado en Miscelánea