Me encanta cocinar y disfrutar de la comida, pero reconozco que soy una persona bastante lenta manejando el cuchillo. Mis reflejos no son muy rápidos, y tengo miedo de cortarme si voy con prisas.

Manejar el cuchillo con destreza es algo que los cocineros profesionales y vendedores ambulantes aprenden a base de experiencia y repetición.

Cuerpo y mente trabajan juntos para crear una especie de memoria muscular que les permite alcanzar velocidades de vertigo, ya sea pelando piñas en segundos o cortando cientos de limas en segundos.

Original: Fastest Lime Cutting Speed You Will Ever See by Human

Publicado en Cocina