Aunque la industria alimentaria trate de envenenarnos con frecuencia, debemos reconocer que las autoridades sanitarias mantienen un férreo control sobre los conservantes y otras sustancias artificiales.

Tal vez muramos de obesidad por culpa del azúcar escondido en todo tipo de alimentos, pero no por la supuesta toxicidad de la sacarina o los colorantes. Y es que como bien decía el alquimista y médico suizo Paracelso: “Todo es veneno, nada es veneno. Solo la dosis hace el veneno”.

Muchas sustancias e ingredientes comunes en nuestra cocina son venenosos, si se supera la dosis letal media (LD50), es decir, la cantidad de miligramos por kilo de peso corporal, que mataría al menos al 50% de las personas que la ingiriesen. Esta particular forma de medir la toxicidad al 50% y no al 100%, es porque se trata de salvar vidas y no de ayudar a cometer asesinatos.

Aquí tienes algunos de esos ingredientes, calculados como dosis letal media para personas adultas de 75 kilogramos.

Cafeína: 93 cafés expresos

barran / Shutterstock

barran / Shutterstock

Puede que seas un auténtico adicto al café, pero hasta tú podrías morir si sobrepasas la dosis letal media que corresponde a unos 10 gramos. Esto, traducido a vasos de café, correspondería a unas 173 tazas o 93 expresos, dependiendo de la variedad del café y modo de preparación.

Si habláramos de pastillas de cafeína de 200 mg., bastaría ingerir 56 píldoras para causar la muerte. Obviamente el cuerpo nos advierte de su toxicidad, ya que si superamos la dosis óptima, entre 3 y 4 tazas al día (300-400 mg), comenzaríamos a sentir, según nuestra tolerancia, temblores, vómitos, taquicardia, arritmias o hiperglucemia e insomnio.

Azúcar: 2 kilogramos

qoppi / Shutterstock

qoppi / Shutterstock

Las últimas investigaciones médicas confirman que el azúcar, al igual que el tabaco, es un veneno de acción lenta que poco a poco ataca el organismo creando obesidad, hipertensión, diabetes y hasta problemas mentales. Sin embargo, este controvertido ingrediente puede ser tóxico si superamos la LD50, que se establece en 2 kilogramos.

La cantidad es tan alta que el estómago no lo resistiría y el vómito sobrevendría, por lo que comerse 2’17 kilogramos de azúcar a cucharadas sería imposible. Administrado en refrescos, necesitaríamos 57 latas de Coca Cola, por ejemplo, o unas diez botellas de 2 litros.

Como hemos dicho al principio, el problema es la cantidad de azúcar que consumimos a diario, la mayoría oculta en otro tipo de alimentos. La OMS establece que un adulto sano no debe superar los 25 gr. azúcar al día, y solo una lata de Coca Cola contiene 39gr. 

Sal de mesa: 4 cucharas soperas

HandmadePictures / Shutterstock

HandmadePictures / Shutterstock

Presente en todas nuestras mesas, la sal de mesa es uno de los tóxicos más potentes de nuestra cocina y solo 4 cucharas soperas serían capaz de matarnos.

Solo 3.000 miligramos de sal por kilogramos de peso corporal son suficientes para matar a un adulto o, lo que es lo mismo, 60 gr. Una cuchara de sopera de sal pesa 15 gr.,  por lo que 4 serían suficientes para matar.

Aquellos alimentos ricos en cloruro sódico, como la salsa de soja,  son igualmente peligrosos.  De hecho, en 2011, la revista médica Journal of Forensic and Legal Medicine informó de la muerte de una mujer japonesa de 55 años de edad, diagnosticada de depresión, que se habría suicidado al beber una botella de salsa de soja grande completa.

La muerte por sal, llamada hipernatremia no es especialmente agradable, e incluye convulsiones, edema cerebral y coma. Por suerte, un adulto consume 11 gramos de sal al día, que al ingerirse paulatinamente y en compañía de líquidos y alimentos se elimina con la orina.

Agua: 6,7 litros

Tarasyuk Igor / Shutterstock

Tarasyuk Igor / Shutterstock

Como ves, hasta el agua puede resultar tóxica si ingerimos la cantidad suficiente, en este caso solo 6’7 litros. De nuevo, el estómago acudiría al rescate, ya que al no soportar tal cantidad de agua la vomitaría.

Sin embargo, y poniéndonos en el caso de lograr ingerirla, el agua resultaría tóxica porque lograría descompensar nuestro organismo a nivel celular. Si ingerimos demasiada agua de golpe, más de la que los riñones son capaces de procesar y expulsar, el agua quedaría almacenada en los tejidos. Así, el espacio entre células decrecería, y al aumentar la presión se producirían edemas, especialmente en el cerebro, donde un derrame nos mataría.

Alcohol: 13 chupitos

bogdanhoda / Shutterstock

bogdanhoda / Shutterstock

La resaca puede resultar mortal, pero también puede serlo su ingesta, siempre que superemos la dosis letal media del alcohol: 7.060 mililitros por kilo de peso corporal. En este caso, medio litro de alcohol para un adulto de 75 kilos.

Obviamente, las bebidas alcohólicas no son alcohol puro, sino que viene diluido en diversas concentraciones. Entre 4-5’6%  en cervezas, 7% en vinos y en torno a un 40% en vodka, ron o whisky. Además de la variedad de alcohol elegido, dependerá también la tolerancia de la persona y su estado físico. En caso de sobrepasar la dosis, la persona podría entrar en coma etílico, en el que sus funciones vitales se irían apagando hasta la muerte.

Fuente: gizmodo.com, wikipedia

 

Publicado en Salud