ninos_navidad_2

Los talleres de Los Reyes Magos y Santa Claus están que echan humo de cara a la inminente Navidad. Los niños esperan ansiosos los regalos que desde hace algún tiempo solicitaron en sus cartas, aunque es más que posible que sus deseos hayan superado las verdaderas expectativas.

Normalmente somos los padres, abuelos o tíos los que siempre procuramos que estos mágicos personajes traigan todo aquello que los más pequeños de nuestra familia pidieron, pues su sonrisa en la mañana del día de Navidad o Reyes no tiene precio.

Sin embargo, recientemente los expertos coinciden en que los niños reciben más regalos de los que pueden disfrutar, haciendo que en muchos casos pierdan la ilusión por estos mágicos eventos.

La regla de los 4 regalos por Navidad

Para evitar la saturación de juguetes, la desmotivación, la pérdida de ilusión y la apatía en nuestros hijos, siempre podemos ceñirnos a la regla de los cuatro regalos. Es muy sencilla y, antes de confirmar a Santa Claus o a los Reyes Magos los deseos de nuestros hijos de cara a la festividad, debemos regirnos siempre bajo estas cuatro premisas:

1. Debemos procurar que nuestros hijos reciban algo para llevar puesto (ropa, calzado, complementos, etc.)

2. Algo para leer.

3. Algo que realmente deseen.

4. Algo que realmente necesiten.

Un tipo de regalo por cada premisa, siempre apostando por la calidad más que por la cantidad. Seguramente os cueste trabajo los primeros años, pues los niños al fin y al cabo quieren ser poseedores de todo y, si fuera posible, en ese preciso momento.

Si nos paramos a pensarlo un instante, cuantos más regalos recibe un niño, más vacíos se sienten. Esto es porque cuando se produce la sobrecarga de regalos, les es muy difícil “digerir” tal empacho. Por tanto, si nos ceñimos a un patrón como el de esta regla, aprenderán a valorar mucho más las cosas y, por tanto, conservarán durante más tiempo su ilusión, que es al fin y al cabo de lo que se trata.

ninos_navidad_1

Más juguetes de los que necesitan

Los últimos estudios confirman que los niños reciben 10 veces más regalos de los que realmente necesitan, por lo que esta regla podría ser la solución a conservar su ilusión durante más tiempo.

De hecho, la Navidad para los niños supone algo muy especial gracias a los villancicos, las reuniones familiares, la decoración de la ciudad y nuestros hogares o los dulces navideños, no solo por los regalos que van a recibir.

Es más, algunos adultos deberíamos aprender un poco de estas mentes tan apasionantes y dejarnos llevar un poco más por ellos para disfrutar de otra forma estos días tan señalados. ¿No estáis de acuerdo?

Fuente: guiainfantil

Publicado en Familia