Cada mañana, los pitidos del despertador te recuerdan que tienes que madrugar, prepararte el desayuno, ducharte, elegir el vestuario adecuado, enfrentarse a hordas de personas por conseguir un hueco en el metro o en el autobús y, por último, hacer frente a una larga jornada de trabajo o de aprendizaje.

En muchos casos, este ritual tendrá efectos que notaremos a lo largo del día, por lo que en cualquier caso recomiendo siempre un desayuno de los campeones. Así, si el día se tuerce, al menos podrás afrontarlo con el estómago lleno.

Hablando de consejos, ¿cuántas veces os habéis encontrado con que no podíais untar la mantequilla en vuestra tostada matutina porque estaba demasiado fría y se os había olvidado sacarla del frigorífico un rato antes?

Bien, pues os anuncio que esto ya es agua pasada, porque en el truco que vais a ver en el siguiente vídeo os desvelan una sencilla e ingeniosa manera de hacer que nuestra mantequilla siempre esté lista para untar.

Yo que vosotros tomaría nota. Aquí tenéis el vídeo

Original: OnePotChefShow

Publicado en Cocina