Durante el cuarto aniversario de la muerte de su hija de 6 años de edad y de su esposa, Rick Ellis fue a visitarlas al cementerio, como cada año. Pero esta vez hizo algo disntinto a todos los anteriores, utilizó su teléfono para grabar una declaración pidiendo que aquellos que tienen problemas con la bebida busquen ayuda, pero sobre todo, que nunca conduzcan ebrios.

Ellis perdió a su pequeña en un accidente en el que la madre de la niña conducía ebria. El emotivo video fue grabado con la esperanza de que al menos una persona que lo vea se replantee su estilo de vida.

Está decidido a mostrar la tragedia que puede acarrear una noche de fiesta sin responsabilidad con el fin de concienciar a la gente que acostumbre a llevar una vida similar.

Original: Rick Ellis

Publicado en Miscelánea