No pocos son las anécdotas y malos tragos de bulling, grooming, acoso y estafas en internet. La forma de poder cuidarse es conocer los riesgos y no creer que uno está más allá de estos peligros. No importa no está escolarizado porque no pasa de los 6 años, si tiene título universitario y tiene 40 años. Tampoco importa la experiencia que tenga en este mundo, en internet y las redes sociales. Caen desde pequeños inocentes hasta adultos intelectuales, depende para quien esta creada la trampa.

Pero hay tramposos que solo logran anécdotas pertidas, porque por suerte fue eso y no alguien psicótico (que ya hemos visto algún que otro caso). Esta historia que refiero es más alegre que trágica y más divertida que angustiante, pero muestra claramente como nadie está a salvo de ser engañado.

De la forma más sencilla y básica Adam Boyd, un joven que suponemos de Gran Bretraña, realizó un mínimo cambio en Wikipedia y logro colarse al VIP de un recital.

¿Qué cambio realizó?
Agrego su nombre, se autoproclamo primo del cantante de la banda y dijo ser la influencia para el primer simple de la banda. Así de simple, mostrando el teléfono, confiando en que si lo decide internet es real, logro ver la banda desde un lugar privilegiado.

El mismo demuestra en su Facebook la situación:

Aparte de causarnos un poco de gracia por la inocentada, creo que es bueno una reflexión para no creer todo lo que está en internet. Aprender a cuidarse y a cuidar a otros en estos tiempos en donde lo virtual y lo real se entrelazan profundamente.

Publicado en Insólito
Fuentes consultadas:
tintadeviernes.com
facebook.com