Los psicólogos siempre han estado fascinados con saber por qué algunas personas creen en un ser superior mientras que otras están felices de aceptar que estamos solos en la vida. Ahora, investigadores han hallado una zona del cerebro que, cuando se daña, puede incrementar la tendencia de una persona a tener creencias religiosas fundamentalistas. En particular, encontraron que el daño a esta zona reduce la flexibilidad cognitiva, es decir, la capacidad del individuo de cuestionar las creencias pre-existentes cuando se le presentan nuevas evidencias.

La investigación se basa en un trabajo previo que encontró una base neurológica para la religión, particularmente en el cortex prefrontal.  El estudio publicado en el diario Neuropsychologia, utilizó un conjunto de datos inicialmente recaudado para estudiar a los veteranos de Vietnam que habían experimentado traumas. Utilizando este registro, el equipo comparó soldados que habían recibido heridas penetrantes en el cerebro con veteranos que no las tuvieron.

Examinaron a 119 veteranos con daño cerebral en su cortex prefrontal dorsolateral. Encontraron que entre los veteranos estudiados, aquellos que tenían daños en esa región del cerebro (vinculada con el planeamiento y resolución de problemas), eran menos abiertos a nuevas ideas. Esto ayudaría a explicar por qué ellos eran mas propensos a ser fundamentales en sus creencias religiosas. Para el estudio, se les dio a los participantes pruebas para ver que tan flexibles eran a nivel cognitivo y se les midió su nivel de fundamentalismo religioso. Luego se les realizo tomografías computarizadas para medir el tamaño y la ubicación del daño cerebral. Y se comprobó que aquellos que tuvieron traumatismo en el cortex prefrontal dorsolateral (región ubicada al frente del cerebro), tenían más tendencia a mantener creencias fundamentalistas y eran menos proclives a ser cognitivamente flexibles.

“Estos hallazgos indican que la flexibilidad cognitiva y la apertura mental son necesarias para un compromiso religioso flexible y adaptable, y que la diversidad del pensamiento religioso depende de la funcionalidad del cortex prefrontal dorsolateral,” indicaron los autores del estudio.

Cortex Prefrontal Dorsolateral (en rojo)  Imagen: Wikimedia Commons

Previos experimentos ya habían encontrado que esta región del cerebro está vinculada al funcionamiento de la memoria, en la cual mantienes múltiples piezas de información que acabas de aprender. También ha demostrado ser clave en la flexibilidad cognitiva. Este ultimo estudio sugiere que el cortex prefrontal dorsolateral podría también ser crucial en ayudarnos a mantener la mente abierta a nuevas ideas que podrían cuestionar profundamente nuestras creencias.

Esto no quiere decir que formar nuestras creencias religiosas sea el resultado de algún tipo de daño cerebral, o que un trauma en la cabeza podría llevarnos a ser fundamentalistas.  Los investigadores simplemente afirman que un daño a esta parte particular del cerebro, puede evitar que una persona evalúe sus propias creencias profundamente arraigadas cuando se le presentan nuevas pruebas.

Publicado en Ciencia
Fuentes consultadas:
http://www.iflscience.com/brain/damage-to-specific-site-in-the-brain-may-be-linked-to-religious-fundamentalism/
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0028393217301318