Odio las generalizaciones ya que siempre se equivocan. Son opiniones parciales que meten a un gran grupo de personas bajo el mismo paraguas y eso, como es obvio, no se aplica a todo el mundo.

Por eso me duele tanto hablar de culturismo, un mundo que está lleno de grandes profesionales y deportistas, pero que irremediablemente queda ensombrecido una y otra vez por historias de abusos y completos excesos.

El hombre obsesionado con entrenar sus brazos hasta casi amputárselos, o 24 culturistas que se pasaron de la raya son algunas de esas oscuras historias.

Hoy toca volver a hablar de una triste historia relacionada con el culturismo; un peligroso juego que ha bordeado los limites que separan el deporte y la obsesión, hasta pagar un alto precio.

Conoce la historia de Dean Wharmby, el culturista de 39 años fallecido a consecuencia de un cáncer de hígado presuntamente provocado por sus excesos con la dieta, las bebidas energéticas y los esteroides.

Tras el diagnostico, Dean cambió radicalmente su dieta y comenzó a tratarse con medicina natural esperando una milagrosa recuperación.

culturista cancer 9

Comenzaba así una batalla que ha durado 8 meses, hasta que el pasado domingo 19 de Julio de 2015, fallecía en el hospital acompañado de su compañera sentimental Charlotte Rigby.

culturista cancer 2

Del cielo al suelo.

culturista cancer 1

Con 38 años, Dean Wharby se encontraba en la cumbre de su desarrollo como culturista, años de entrenamiento y algunos atajos le habían permitido llegar a lucir un cuerpo grande y musculado.

La búsqueda de un “cuerpo perfecto” me hizo tomar esteroides durante un año. 

Sin embargo, el pasado mes de noviembre de 2014, durante una revisión rutinaria su médico encontró un tumor en su hígado. Los médicos le ofrecieron la quimioterapia y un trasplante de hígado, pero él, alentado por los remedios alternativos, decidió tratarse con medicina natural.

Esperanzado el ex culturista compartió a través de su página de Facebook “El viaje de Dean”, sus experiencias personales sobre la enfermedad, el dolor, las decisiones que ha tomado a lo largo de su carrera.

Una serie de catastróficas decisiones.

culturista cancer 5

Sin perder la sonrisa y con el mejor humor que pudo reunir, Dean se dispuso a buscar en la red apoyo para su situación y comenzó un proceso de cambio de alimentación y estilo de vida.

Hasta entonces Dean seguía una dieta de 10.000 calorías al día para mantener su físico. Para alcanzarlas solía comer una amplia variedad de carnes rojas, producto altos en proteína y también hamburguesas, pizzas y sandwiches de panceta. Todo ello regado con unas 7 u 8 latas de bebidas energéticas al día.

Aunque el ex culturista y sus médicos no están seguros de las causas o la predisposición genética de Dean a padecer este tipo de cáncer, creen que ese tipo de alimentación influyó negativamente en la ecuación.

“No puedo decirlo con seguridad pero creo que el alto contenido en proteinas, la grasa y diría que también las bebidas energéticas fueron dañando mi hígado”. 

Un metabolismo acelerado y continuamente sobre excitado por las bebidas energéticas, enmascaró los síntomas de la enfermedad hasta que fue muy tarde.

Un hombre de extremos.

culturista cancer 6

Dean era un hombre de fuertes convicciones, las suyas. No importa si eran las adecuadas o no.

Así pues abandonó las bebidas energéticas y las grasas trans, para ir de un extremo al otro, adoptando un adieta estricta sin carne ni azúcar, rica en verduras y complementos vitamínicos.

De esta forma Dean comenzó a tratarse con medicina natural, una decisión que tampoco le funcionó a Steve Jobs. Unos meses más tarde, los resultados revelaron que a pesar de sus complementos vitamínicos el tumor había crecido hasta alcanzar los 27 centímetros de diámetro y ya era inoperable.

culturista cancer 7

En ese momento y aunque de nuevo le fue propuesta la quimioterapia, Dean la rechazó una vez más, pues como esta vez le dijeron los médicos, ya no tenía sentido.

3 semanas después Dean moría en la cama del hospital, dejando mujer y una hija. En sus últimos días continuaba con la esperanza de ser salvado mientras consultaba a un médico londinense que esperaba curarlo con más terapia natural.

Terapia natural contra medicina.

natural

Ya saben lo que personalmente opino sobre los remedios naturales, aun así respeto a quienes decidan seguirlos. No obstante si que les pido al menos no abandonen jamás sus tratamientos médicos.

Es tu derecho tratarte con terapia natural, pero estos remedios nunca están reñidos con la medicina y desde luego no han demostrado ser efectivos. 

Porque ¿saben cómo se llama a la medicina tradicional y las terapias naturales que verdaderamente funcionan? Medicina, sin más.

Fuente: Dailymail.com.uk

Publicado en Salud