Gran porcentaje de mujeres han logrado ser abogadas, profesoras, doctoras, policías, presidentas y una que otra ha llegado al espacio, han hecho más que muchos hombres, hace un tiempo escuche a una amiga decir “¿Soy linda?”. De inmediato mi mente se hace varias preguntas mucho más directas: ¿Cuántas mujeres se sienten verdaderamente lindas? ¿Cuántas están seguras de su cuerpo y su rostro?, es difícil saberlo, Siendo honesto pienso que algunas mujeres dudan de lo que les muestra el espejo y toman decisiones drásticas en sus vidas.

Desde hace mucho tiempo, la mujer típica que tiene verraquera ha liderado demasiadas luchas para tener una posición justa y fuerte frente al hombre y demostrar que son iguales, y por estas luchas también demasiadas mujeres se vieron amenazadas con la horca, expuestas a la humillación pública, a ser tildadas de brujas y pecadoras, pero todo ese agotador esfuerzo que logró bastantes cosas, se fue a la basura, porque vemos a muchas mujeres que están cayendo en una competencia paupérrima y agresiva entre ellas mismas. ”Que triste”.

La verdad es que cada etapa histórica está resaltada por un prototipo de mujer. Y cada una es diferente a la anterior, ¿recuerdan a la voluptuosa y sensual Christina Hendricks?, la misma que con su vestido escotado nos hacia enloquecer ni las mujeres se salvaron de su imagen atractiva porque varias, cedieron ante la tentación de ponerse unos implantes de gel siliconado en sus pechos desolados, causando a su paso varios gritos de “Que rico mami”, sin contar las incomodidades corporales al tolerar tan abrumadoras proporciones o algunas que se dejaron seducir por la tentación de unos implantes de bajo precio que terminaron acabando con sus cuerpos hermosos.

Definitivamente cada época trae un recuerdo, Cleopatra que corto todo su cabello y eso en el antiguo Egipto eso era muy sensual, o en los años 50 Marilyn Monroe con sus vestidos y su falda al aire, recordemos Marbelle con su tatuaje en sus pechos, se encuentra de todo un poco en cada época. Pero lo que todas ellas tienen de común, es que: ninguna de ellas fue, o es, una langaruta. Esa pendejada de la onda light o fitness, que yo no sé quién se la inventó, está acabando con su esencia.

En los años 20 la que mandaba era una mujer “trozudita” con piernas bien definidas, unas nalgas redondas y cabello ondulado, las mujeres de ahora son o quieren ser algo flacuchentas con la barriga hundida, con una larga cabellera porque viven estirándose el cabello con la plancha o aplicándose keratina y con unas piernas de garza que no pueden sostener el resto del cuerpo. Como dice una amiga, “uno se pone flaco y se ve pobre”.

Ahora, las mujeres para ser lindas y atractivas, deben saber administrar su perfil de “Facebook o Instagram” deben aceptar todas las críticas “constructivas” y adaptarse a lo que la gente está llevando; eso quiere decir que deben ser chéveres, divertidas y preciosa al mismo tiempo, por favor mujeres disfruten la vida! Sin querer hacer apología al descuido, abrasen la almohada, beban un vaso de leche entera sin miedo al colon irritable, cómanse un buen chicharroncito tostado o tómense una cerveza helada con unas papas de paquete, todo esto mientras se pueda; mientras la vida las deje.

Publicado en Moda y belleza
Fuentes consultadas:
https://books.google.com/books?id=Vih3YhMJxrIC&pg=PA89&lpg=PA89&dq=De+cualquier+manera+se+ven+hermosas&source=bl&ots=v6fm7Btsth&sig=9vz-D7nPl-8ijNxH9m4JaxokSiE&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwilgfPkq83SAhVKTSYKHegABAAQ6AEIIDAD