Hoy les traigo varias maneras de ahorrar en nuestra factura de la luz. 

¿Cómo? 

– Lo primero que debemos de hacer es mirar nuestra factura de la luz y ver si tiene o no la discriminación horaria.

¿Qué es eso? pues mira, es fácil. Quiere decir que no va por horas.

En caso que no tengas así tu contrato  puedes pedir que te cambien tu tarifa, aunque tiene un coste de aproximadamente unos 11€, pero te ahorrarás según la OCU un mínimo de 70€  al año sin que modifiques tus hábitos de consumo.

– La OCU también nos da otra opción para reducir más (60€ más que te ahorrarías) por reducir la potencia contratada por la potencia que realmente necesitas. Lo normal es que tengas 3,3Kw pero puedes hacer la cuenta tu mismo.

¿Cómo?

Mira:

Suma la potencia (Kw) de todos los electrodomésticos de mayor potencia. Luego suma un margen de 1Kw para iluminación y pequeños electrodomésticos y para finalizar divide el total por 3 porque no todos los aparatos los utilizamos a la vez.

La cantidad que te salga debe de ser siempre mayor que el electrodoméstico que tenga más potencia, ya que si es al revés, no podrías utilizarlo. Ten mucho ojo, y calcula bien, porque si ajusto mucho la potencia a lo bajo, puede que salten los fusibles cuando tengas todos los aparatos de la casa encendidos.

– Otra opción es usar LED. La mayoría de la iluminación del hogar se chupa el 16% de lo que nos gastamos en energía según la Guía Práctica de la energía publicada por el IDAE.

Mucha gente ya tiene en su casa bombillas de bajo consumo, pero, ¿son tan eficientes y ahorran más que una bombilla LED? Por supuesto, aunque valen un poco más caras, a la larga te sale barato. si hiciéramos una comparativa entre una bombilla normal y una LED  veríamos que el gasto al final de mes es completamente diferente.

Vemos que en una vivienda de 50 m2  con doce puntos de luz encendidas 8 horas diarias al final del mes se vería que la bombilla normal te haría gastar de tu bolsillo 20,74€ sin embargo las LED sólo 2,74€

Guau, menuda diferencia…

– Por último, invertir en electrodomésticos eficientes. 

Aunque son un poco más caros los A+, A++ Y A+++, son los mejores ya que gastan muy poca electricidad y además contaminan menos que las demás. Además, hay electrodomésticos que deberíamos apagar siempre y  cuando no los usamos para reducir su consumo eléctrico en Stand By. El ‘consumo fantasma’ del Stand By suma el 10,7% de nuestra factura eléctrica según el IDAE, así que mejor apagar la televisión, el ordenador, la cafetera, el microondas, la panificadora… cuando no los usemos.

Si te gustó, no te olvides de darle me gusta y compartirlo con tus amigos.

Publicado en Hogar
Fuentes consultadas:
google.es
http://elpais.com