Cuando Pascual Brocco, alias “Pat”, de 31 años, alcanzó los 274 kilos de peso, su médico tuvo que hacerle una seria advertencia. Su presión arterial y los niveles de colesterol se encontraban por las nubes y, de seguir así, moriría. No había buenas noticias, salvoconductos ni atajos, había llegado al límite.

Deprimido, Brocco volvió a casa y se miró en el espejo. Hacía tiempo que se había abandonado al disfrute de una vida sedentaria. Apenas se movía y comía grandes cantidades de azúcares y comida basura. Su barriga llegaba hasta los muslos, le costaba respirar y moverse. Sabía que lo que el médico le había dicho era cierto y, definitivamente, no quería morir.

Tomó una fotografía de sí mismo ante el espejo y se hizo una promesa: cambiaría. En lugar de pedir todo tipo de comida rápida a domicilio, iría a comprar comida saludable hasta el supermercado. Y más aún, iría a por ella andando cada vez que tuviera hambre.

El supermercado más cercano se encontraba a 1’6 kilómetros de casa, por lo que para realizar tres comidas diarias, Brocco debía de andar casi 10 kilómetros al día. De no hacerlo pasaría hambre, pues su nevera estaría vacía.

Así lo hizo y, aunque las primeras semanas fueron un auténtico infierno, dos años después ha logrado perder más de 130 kilos.

Abandonó la caja de cereales azucarados, el paquete de galletas de mantequilla de cacahuete, la leche entera, los donuts y los kilos de comida rápida y refrescos que ingería cada día, sustituyéndolos por agua, carnes magras a la plancha, fruta y verdura.

Esto le supuso cambiar de una dieta rica en grasas de 11.200 calorías por día, por una dieta variada de 2.250 calorías.

No restringió mucho la cantidad, logrando saciarse y no pasar hambre con su nueva dieta.

perdida peso andar 8Instagram

Andar 10 kilómetros al día también dio sus frutos y, en poco tiempo, Brocco pudo ir a un gimnasio para completar su rutina de ejercicios y reforzar su maltrecha musculatura.

“Con 275 kilogramos de peso no podía ir a un gimnasio. No era cuestión de vergüenza, es que no cabía en las máquinas y los aparatos no soportaban mi peso”.

“Sé que he cometido muchos excesos, por eso ahora trato de ser un ejemplo saludable para mi hijo. No quiero que pase por lo mismo que yo”, declaró Broco entre lágrimas.

perdida peso andar 5Instagram

La semana pasada Brocco dio su último paso hacia su completa recuperación: eliminar el exceso de piel de su cuerpo. La operación ha salido bien y se recupera favorablemente.

perdida peso andar 6Instagram

La mayoría de la gente cree que esta operación se realiza por vanidad, pero lo cierto que es la piel sobrante puede llegar a pesar entre 15 y 20 kilogramos. Un gran lastre que limita el movimiento, produce rozaduras y supone un riesgo vascular importante.

Nos alegramos enormemente de que Brocco haya dado un giro positivo a su vida, y que ahora sirva de inspiración a otras personas que viven con su antigua situación. Como podéis ver cambiar es posible, solo hay que dar el primer paso.

Fuentes: newscult.com y abcnews.com

Publicado en Salud