Aunque el creador de este video, y propietario de la casa que se muestra a continuación, dice no gastar más de 5€ en electricidad durante la temporada navideña para alimentar semejante decoración, se guarda en la intimidad el coste de los LED y de la instalación.

De todas formas, no parece importarle demasiado, pues quizá sea una de esas grandes ilusiones que se pasan planeando el resto del año y que disfrutan no solo él y su familia, sino todos los vecinos y el resto de locales que se acercan a su casa para visitar el espectáculo como si del madrileño “Cortilandia” se tratara.

Un despliegue de LEDs rodean esta casa de Texas, EEUU, conectados a un hardware que interpreta la música traduciéndola a una divertida puesta en escena luminosa.

Publicado en Miscelánea