El boom del cuerpo perfecto es real, y aunque nos guste estar en forma queremos dar una vuelta de tuerca más al ejercicio para que además de llevar una vida saludable con un cuerpo delgado, este sea firme y musculoso. Esto es algo que han sabido aprovechar muchos empresarios para instalar las grandes cadenas de gimnasios en todas las ciudades del mundo. Antes nos repartíamos en uno cuantos gimnasios “de barrio” pero ahora se han popularizado.

Las cadenas de gimnasios suelen tener varias cosas en común, como grandes cristaleras donde los de fuera pueden ver como se ponen en forma los de dentro y tener cargo de conciencia, y desde donde los de dentro pueden relajarse viendo la ciudad mientras hacen ejercicio.

…pero hay que tener mala leche para regalar dulces delante de una de estas cristaleras. Una broma llevada a cabo por los humoristas deRunningLateShow.

Publicado en Miscelánea