Miles de niños en todo el mundo viven solos en las calles. Se ven en la situación de tener que pedir para comer o ni siquiera tienen una casa a la que poder volver a dormir.

Centenares de países enfrentan el problema de la pobreza infantil. Menores que se las arreglan como pueden para tratar de sobrevivir mientras nosotros ni siquiera nos damos cuenta de su presencia. Vamos inmersos en nuestras vidas y no reparamos en los problemas ajenos, pero existen, y comparten la ciudad con nosotros.

Anano tiene 6 años y vive en Tiflis, Georgia. Como parte de un experimento social creado por Unicef, la niña ha paseado sola por las calles de la capital de este país.

experimento-social

A la pequeña la visten primero de un modo y luego de otro. Y solo por este pequeño cambio de vestimenta llegamos a comprender una realidad horrible.

Anano aparece primero vestida de una forma que podríamos llamar ‘elegante’. Con un buen abrigo, falda y botas, se planta en mitad de una de las principales calles de la ciudad. Ella no se mueve, no habla. Es la gente la que va acercándose a preguntarle y a preocuparse por ella. 

Después, Anano aparece en el mismo sitio con una vestimenta diferente. Con ropa deportiva sucia y raída y un gorro hace lo mismo que antes: se coloca en mitad de la calle y, sin hablar, espera.

Espera, espera y espera. Pero nada ocurre. Curioso ¿verdad?

experimento-social1

Nadie se acerca a la pequeña ni se interesa por ella. Y la única diferencia entre un momento y otro es la ropa; solo eso.

El experimento se repite, pero esta vez en el interior de un restaurante. Primero entra bien vestida y con el pelo recogido.

experimento-social-calle2

Más tarde, con la ropa deportiva y el mismo gorro de antes.

experimento-social-calle1

Los resultados son iguales. Lo mismo que ocurría en la calle, ocurre ahora en el restaurante. Anano solo recibe atención cuando va bien vestida y limpia. ¿Qué le ocurre a la gente?

Miles de menores sufren el rechazo que ha experimentado esta pequeña. ¿Qué harías tú si vieras un niño solo en la calle? No te pierdas el experimento en vídeo y no olvides dejarnos tu opinión en Facebook.

/div>
Fuente: UNICEF Comité Español

Publicado en Miscelánea