Aún puedes participar en el concurso de fotografía de la National Geographic 2014, pues las inscripciones se seguirán admitiendo hasta el 31 de octubre. El primer premio son 10.000 dólares y un viaje a la sede de la National Geographic en, Washington DC, para participar en el seminario anual de fotografía que tendrá lugar en enero de 2015.

Los ganadores por categorías (social, lugares y naturaleza) recibirán cada uno 2.500 dólares y su fotografía será publicada en la revista. Aquí podrás ver las bases del concurso.

Mira estas impresionantes fotografías que participan en esta convocatoria y juzga por ti mismo:

1.- Un saludo desde el Ártico, Svalbard

nationalgeografic1
Dos cachorros de oso polar llenos de adrenalina sobre un peñasco de hielo en Svalbard. La madre sólo estaba tratando de tener un tranquilo paseo, pero los cachorros no hacían otra cosa que no fuese jugar. El cachorro macho es el que saluda en la fotografía.

2.- Sobre las colinas del Big Sur, California

nationalgeografic2
Había ido a Big Sur para ver la migración de la ballena gris desde los acantilados, pero la niebla era tan espesa que no podía ni tan siquiera ver el agua. Decidí caminar hasta el Camino Baronda para ver si podía llegar a estar por encima de la niebla. Este panorámica fue mi recompensa. Miles de lupinos y cielos azules.

3.- 20.000 leguas bajo el mar, Ginebra (Suiza)

nationalgeografic3
Esta foto muestra un auténtico traje de buzo de 1895. Forma parte de la colección de un viejo buzo jubilado que trabajó, durante la década de 1950, con este equipo en el Lago de Ginebra. El traje pesaba más de 60kg y el aire era suministrado por una bomba de accionamiento manual por dos equipos personas. Éste se conserva en su estado original y funciona perfectamente lo que nos permitió probarlo en condiciones reales y conseguir esta maravillosa fotografía.

4.- El protector del sol, Nicosia (Chipre)

nationalgeografic4
Cuando la Mantis Mediterránea abrió sus alas, ésta lucía impresionante con el brillo del sol.

5.- Agave azul, San Francisco (California)

nationalgeografic5
La planta de Agave, llena de patrones y texturas sorprendentes. Este tema en particular fue un gran hallazgo durante una visita a San Francisco. Usando algunas técnicas divertidas, tuve la oportunidad de conseguir la luz y la dimensionalidad perfecta como si la planta acabara de estallar. En definitiva, es muy divertido tomarse un momento para intimar con la naturaleza.

6.- Desde el cielo, Tenerife (Islas Canarias)

nationalgeografic6
En la costa de Tenerife, en las Islas Canarias, tenemos una gran selección de tortugas verdes (Chelonia mydas). Me llevo dedicando mucho tiempo al estudio de estas curiosas criaturas. Esta foto fue tomada mientras una tortuga nadaba hacia el fondo, con los rayos del sol tras ella, dándole una majestuosidad especial.

7.- Un árbol soñando, desierto de Strezlecki (Australia)

nationalgeografic7
En el desierto de Strezlecki de Australia, esta bandada de galahs bebe agua de la base de este árbol solitario. Es una rara oportunidad conseguir una foto tan clara y simétrica de estas hermosas aves en vuelo en mitad del desierto.

8.- Cúpula del trueno, Black Rock City (Nevada)

nationalgeografic8
Nada hay nada más intenso en el Burning Man que la cúpula del trueno a cargo de la Cofradía de la Muerte. Cada noche se realizan batallas en su interior, donde los combatientes, armados con unos bates de espuma que usarán para atacar y defenderse durante los 3 ó 5 minutos que dura cada batalla, serán vitoreados por el público que suele cubrir toda la cúpula.

9.- Buscando el amor, Brevard (Carolina del Norte)

nationalgeografic9
Estas luciérnagas, también conocidas como los fantasmas azules, son únicas porque permanecen encendidas todo el tiempo y únicamente revolotean a unos 30 centímetros del suelo.

10.- Paisaje onírico, río glaciar de Jokulsarlon (Islandia)

nationalgeografic10
Una impresionante puesta de sol pinta el cielo sobre el lago Jokulsarlon, en el sur de Islandia. Era un típico día nublado del verano islandés del que no se esperaba una bonita puesta de sol, pero aun así me decidí a caminar con la esperanza de ver el crepúsculo. Cuando conseguí dejar atrás las nubes esto fue lo que descubrí. Cuando el sol se puso, el cielo parecía estar ardiendo en unos increíbles tonos rosados. La escena era tan plácida y preciosa que parecía sacada de un sueño, así que decidí fotografiarla. Ha sido como vivir en un sueño durante unos instantes.

Si quieres saber más sobre el tema visita el sitio oficial del National Geographic Photo Contest 2014.

Fuente: twistedsifter

Publicado en Animales