hombre_mas_alto_1

Hay personas que pasan a formar parte de las páginas de la historia por sus grandes descubrimientos o por heroicas hazañas. Robert Pershing Wadlow, llegó al mundo el 22 de febrero de 1918 en Alton -Illinois- y fue el mayor de 5 hermanos. Nació como cualquier otro bebé, con un peso de 3,80 kg y una estatura completamente normal. Nada hacía presagiar que este muchacho de Illinois se convertiría en el hombre más alto que jamás haya vivido, que llegó a medir 272 cm de altura.

Los padres de Robert, Harold y Addie Wadlow, no tuvieron que preocuparse por su hijo hasta que este cumplió los 4 años, momento en el que empezó a crecer de forma desmesurada. Cuando fue alcanzando cierta edad empezó a llamar mucho la atención, tanto que a los 8 años ya medía 183 cm, y a los 10 ya había rebasado la barrera de los 2 m de altura.

hombre_mas_alto_6

Fue conocido como ‘El gigante de Alton’ y según el Libro Guinness de los Récords, fue el hombre más alto de la historia del que existen evidencias irrefutables. Su gigantismo fue provocado por una hipertrofia de la glándula pituitaria. Los que sufren esta dolencia nunca dejan de crecer, como le pasó a John William Rogan, la persona que ostentó el título -con una altura de 2,69-, hasta que Robert lo superó con sus 2,75m

hombre_mas_alto_2

hombre_mas_alto_11

Gastaba zapatos de 47 cm de largo y sus manos medían 32,3 cm del dedo corazón a la muñeca. Era tan increíblemente grande que a la edad de 20 años era toda una celebridad, acaparando toda la atención del público gracias a la giras que hizo, como la de 1936 con el Circo de los Hermanos Ringling o su propia gira promocional en 1938.

hombre_mas_alto_4

Su tamaño le proporcionó fama pero también arduos problemas que superar, ya que su gigantismo y su crecimiento desmesurado hicieron que pronto necesitara férulas para poder caminar. Posteriormente perdería la sensibilidad de sus piernas pero, a pesar de ello, nunca utilizó silla de ruedas.

Mientras tomaba parte en un festival, el 4 de julio de 1940, sufrió un pequeño percance producido por una mala pisada que le lastimó el tobillo, provocándole una ampolla que más tarde se infectaría. Tras una cirugía de urgencia y una transfusión de sangre, su situación empeoró considerablemente. Robert Wadlow moriría el 15 de julio de 1940 a la corta edad de 22 años, con una altura de 2,75 cm y 199 kg de peso.

hombre_mas_alto_3

Muchos han sido los reconocimientos que se le han brindado a este chico tan especial. En 1986, la ciudad de Alton erigió una estatua de Robert con su misma altura, en señal de recuerdo y reconocimiento al ‘gigante amable’, apodo con el que se le recuerda cariñosamente.

hombre_mas_alto_5

Además de Robert Wadlow, existieron otras personas que fueron auténticos gigantes y que os mostramos a continuación:

hombre_mas_alto_7
A Angus MacAskill siempre se le conoció como el “verdadero gigante” de la historia, es decir, el hombre más alto sin gigantismo que llegó a medir 2,36 m. Además fue el hombre más fuerte, capaz de levantar un angla de 1270 kg hasta la altura del pecho, y con mayor torso, que medía 2,13 m sin ser obeso. Murió a los 38 años de edad, en 1853, aparentemente por una extraña fiebre cerebral, según los informes médicos.

hombre_mas_alto_8
John Rogan fue la segunda persona más alta que haya vivido jamás. Hasta los 13 años fue un niño aparentemente normal, edad en la que comenzó su crecimiento desmedido. Sin embargo, su crecimiento pronto le condujo al desarrollo de una anquilosis severa -rigidez de sus articulaciones-. Recibió el apodo de “gigante negro” y es que se trata del afroamericano más alto de la historia, con 2,67m de altura.

hombre_mas_alto_9
Zeng Jinlian llegó a medir 2.49 m, que hicieron que se convirtiera en la mujer más alta según el Libro Guinness. Esta niña, de origen chino, no pudo llevar una vida normal, ya que su gigantismo le provocó deformaciones en la columna que impedían que se pudiese mantener erguida. Murió en febrero de 1982, cuatro meses antes de cumplir 18 años.

hombre_mas_alto_10
Los informes sobre la gente de inmensa estatura no se limitan a los tiempos modernos. Este es Maximino el Tracio, emperador romano entre el 235 y el 238 de nuestra era. De acuerdo con las fuentes de la época, Maximino padecía gigantismo y llegó a alcanzar los 2,59 m de altura. Fue descrito por el famoso historiador Herodiano:

“Fue sin duda un hombre de tal aspecto espantoso y tamaño colosal, que no hay comparación posible en absoluto con ninguno de los atletas griegos mejor entrenados o el más feroz de todos los bárbaros.”

Fuente: failnation, historyrundown

Publicado en Insólito