Joanna y Jack Mazewski siempre habían sido una pareja feliz y animada, pero tras el nacimiento de sus hijos su relación se comenzó a torcer. Aunque antes las discusiones eran una rareza, ahora se habían convertido en el pan de cada día y la tensión entre ellos no paraba de crecer.

En la antesala del fin de su matrimonio, trataron de dialogar y entonces fue cuando se dieron cuenta del verdadero problema: estaban agotados. 

Jack siempre ha roncado muy fuerte y, aunque Joanna estaba acostumbrada y descansaba a su lado con regularidad, desde el nacimiento de sus hijos su sueño se volvió más ligero. El estrés de la vida diaria, la hipoteca, las facturas y los turnos de atención a los niños durante las noches había terminado por dilapidar el descanso de los dos.

Siempre cansados, su mal humor iba en aumento y su paciencia parecía agotada, pero in extremis decidieron probar una original idea para salvar su matrimonio.

El divorcio de sueño

portada divorcio sueno

“Nos dimos cuenta que las discusiones crecían cuanto peor descansábamos y era hora de hacer algo”.

Muchas parejas creen que dormir separados es un problema, pero lo cierto es que puede convertirse en una solución que salve su matrimonio. Así se acaban las interrupciones del sueño debido a los ronquidos, las visitas al baño, las noches inquietas y los movimientos reflejos. Solo paz y tranquilidad durante la noche y horas de amor y compañía durante el día.

A pesar de que la mayoría de la sociedad mira con recelo esta salomónica solución, sus seguidores declaran sentirse muy felices por la medida argumentando que su vida marital ha mejorado desde que duermen separados.

Según los datos una de cada cuatro parejas duerme en camas separadas, pero ¿serías capaz de hacerlo tú?

Original:  Couples Find Peace Through ‘Sleep Divorce’ | NBC Nightly News

Publicado en Familia