Café de mañana, de después de comer o de tarde. Tenemos cultura de café en todas partes del mundo y de mil maneras diferentes.

Quien es amante del café puede ser un experto en el tema o disfrutar como un niño, sin plantearse nada más. Se disfruta de su olor, del sabor o del momento, que también influye y mucho.

Con amigos, familia, con tu pareja o solo, todo vale con esta rica bebida que nació en el norte de Etiopía, de donde procede el árbol del café. Y de ahí al resto del mundo, porque las cosas buenas es mejor compartirlas.

La modernidad de nuestros tiempos, nuestras pisas y la forma de vida que llevamos han hecho que se cambien muchas cosas. Por ejemplo, podemos pedir un café para llevar si no tenemos tiempo de sentarnos en una cafetería.

Y sin salir del continente que vio nacer esta bebida, descubrimos una nueva forma de tomarla en Johannesburgo, la ciudad más grande y poblada de Sudáfrica: el cucurucho de café o coffeeinacone. ¿Cómo es posible que no se hiciera antes?

cono-cafe4

Ha sido allí donde un camarero ha acuñado el hashtag #coffeeinacone, que ya ha sido compartido más de un millón de veces.

cono-cafe

Algo que tiene mucho mérito si se piensa que estos cucuruchos solo se sirven en The Grind Cafe de Johannesburgo.

Levinrad, su creador, explica que para crearlo pensó que el chocolate y el café suelen gustar por igual y que en forma de cono sería muy atractivo.

Al principio tuvo problemas porque el barquillo no aguantaba y el chocolate no era tan duro como para no derretirse. Así que acabó comprando una máquina y haciendo él mismo la galleta, consiguiendo una más resistente.

cono-cafe1

Los afortunados clientes tienen 10 minutos antes de que el chocolate se derrita, por si quisieran comerlo sólido en vez de derretido.

Levinrad trabajó 4 años como experto del café en Brasil, Australia y Los Ángeles, así que pensó que al volver a Sudáfrica debía hacer algo bueno con su experiencia. Y vaya si lo ha logrado.

Fuente: Lost At E Minor

 

Publicado en Cocina