stop bullying 1

El bullying es una lacra que persigue a muchos de nuestros jóvenes en las escuelas y centros de formación. Este fenómeno se ha dado, en mayor o menor medida, durante toda la vida, pero cada vez el acoso es más cruel y despiadado.

Las víctimas de bullying se sienten, en la mayoría de los casos, indefensos ante su acosador y sin posibilidad de hacer nada para remediarlo, ya que temen las represalias si comunican a sus padres o tutores qué les está sucediendo. Es tal su angustia que se han dado ya demasiados casos de niños que acaban recurriendo al suicidio como única salida.

paremos el acoso escolar

La lucha contra el acoso escolar es un trabajo de todos, no solo de los padres del niño que lo sufre o de los profesores que deben detectarlo a tiempo. Los progenitores de los abusones también tienen un papel muy importante, ya que todo esto se podría evitar en gran medida si educásemos a nuestros hijos en el respeto y la igualdad.

A veces, por muy bien que creas que lo estás haciendo con tu hijo, descubres que tu pequeño no es tan “inocente” como creías. En estos casos, los padres de los niños que hacen bullying tienen 2 opciones: negarse a creerlo y/o fomentar así que este comportamiento se siga produciendo, o tomar cartas en el asunto.

stop bullying 2

Hoy os traemos la historia de Terri Day Evans, una madre que descubrió que su hijo le hacía bullying a una compañera de colegio. Decidió publicar lo siguiente en Facebook para darle una lección a su hijo y, de paso, sentar un precedente ejemplar.

Estoy absolutamente indignada con lo que he visto hoy hacer a mi hijo de 12 años. Le pisó el pie a propósito a una compañera con tal fuerza que le torció el tobillo y le rompió sus zapatillas nuevas. Tengo que decirte una cosa Jacob: si te parece bien intimidar a alguien y humillarlo de esta manera, me ocuparé personalmente de que realices todas las tareas humillantes que los padres de esta chica te puedan mandar.

Por supuesto, puede ir dándole un beso de despedida al dinero de tu cumpleaños, ya que irá destinado a comprarle a la chica un par de zapatos nuevos y un ramo de flores. #Notendréaunmatónenmicasa

Actualización: Contestando a algunas preguntas; sí, mi hijo puede leer esto porque lo he etiquetado antes de que se hiciese viral (no creí que esto fuera a suceder). De este modo sus amigos verán que los actos tienen consecuencias. Él no es grande, inteligente o gracioso. Es un niño de 12 años que responde ante su mamá. Mi hijo humilló y puso en un aprieto a un muchacha, independientemente de las intenciones que tuviera (no creo que esperase romperle la zapatilla, solo hacerla tropezar). La niña sufrió y podría incluso llegar a pensar en dejar esa escuela por ser víctima de acoso… Entonces, el ridículo acto de mi hijo habría tenido repercusiones más severas. Este mensaje online es para avergonzarlo, pero no creo que sea nada en comparación con la humillación que sufrió la niña hasta llegar a su casa andando con su zapato nuevo roto y los ojos llenos de lágrimas.

Por supuesto, me senté con él y hablé del incidente, no lo etiqueté en una publicación y simplemente lo leyó. Estoy completamente segura de que esto ha sido un incidente aislado y nunca más se repetirá”

Un mensaje claro y contundente de esta madre dejando claro a su hijo Jacob que, por ese camino, no debe seguir.

¿Qué opináis de la reacción de esta madre?, ¿creéis que es justificada o vosotros lo habríais afrontado de otro modo?

Fuente: Hrtwarming, artículo traducido y adaptado por La voz del muro

Publicado en Familia