Aunque los cánones de belleza suelen ir de la mano en cuanto a similitud en la mayoría de los países occidentales, en algunos de ellos la realidad es otra mucho más preocupante. Si no fuera ya suficientemente preocupante ver a modelos anoréxicas, imaginad un escalón más de dificultad añadido, tener los pechos grandes. Cuerpos delgados y pechos grandes es algo casi naturalmente imposible en la mayoría de los casos, por lo que muchas chicas no tienen más remedio que pasar por el quirófano.

Frustrado con las modestas ventas en su pequeña fábrica de maniquíes, Eliezer Álvarez hizo una observación simple: la mujer venezolana utiliza cada vez más la cirugía plástica para transformar sus cuerpos, sin embargo, los maniquíes en las tiendas de ropa no reflejaban estas nuevas proporciones, a menudo extremas.

Así que volvió a su taller y creó el tipo de mujer que pensaba que el público quería – una con un pecho abultado y las nalgas en voladizo, una cintura de avispa y piernas largas, una fantasía de fibra de vidrio.

Original: The New York Times

Publicado en Animales