No corras, espera a hacer la digestión para bañarte o no abras la nevera descalzo. Cosas que oímos toda la vida, normas de padres que creemos que son exageraciones. Aunque es cierto que pueden parecer extremistas, muchas veces otras tantas llevan razón. A quién no le han dicho aquello de “¡quítate ese bañador mojado ya, que no es bueno!”

Por pereza, o porque no tenemos la oportunidad de hacerlo la mayoría de las veces, no cambiamos nuestro traje de baño después de bañarnos. Por eso es recomendable llevarse ropa u otro bañador de repuesto para cuando seguimos mojados, pero no nos vamos a bañar más. Como cuando paramos a comer o nos sentamos a tomar algo estando aún mojados.

Llevar un bañador mojado durante demasiado tiempo puede provocar desde hongos hasta infecciones del tracto urinario, pero todos hacemos la vista gorda. Lo adecuado es quitarse el bañador mojado y cambiarlo por uno seco.

Por ejemplo, las mujeres que tienen un sistema inmune más débil, como las que padecen diabetes o las que toman determinados fármacos, tienen más probabilidades de contraer una infección por llevar un bañador mojado más tiempo del necesario.

He aquí las razones que nos harán considerar esta norma que llevamos escuchando toda la vida.

Es perfecto para criar bacterias

consejos-bikini-mojado

 

Con humedad y bien calentito. Así es la vida en el interior de un bañador, y es que el tipo de tela usada hace que sea perfecta para la cría de bacterias. Dentro del agua, el material del bañador tiende a absorber los componentes químicos y las bacterias de la piscina o el mar. Pero fuera, nuestras partes íntimas quedan atrapadas en el bañador junto con todas las demás sustancias absorbidas del agua.

Todo ello puede desestabilizar las bacterias saludables de la vagina, o  introducir bacterias perjudiciales en la uretra, pudiendo producir problemas en ambos casos.

Cambios en el flujo vaginal como olor o color, picores, hinchazón o la irritación pueden ser síntomas de la vaginitis bacteriana. En el caso de infecciones del tracto urinario, síntomas como la necesidad constante de orinar, la sensación de ardor durante la micción, el dolor pélvico y la orina turbia pueden determinar que padecemos infección.

Puede provocar candidiasis

consejos-bikini-mojado3

Las infecciones por Candida se dan también cuando la parte de abajo de un bañador permanece mojada por mucho tiempo. Especialmente en mujeres, estas circunstancias hacen que pueda aparecer infección por Candida, sobre todo en aquellas que ya la han padecido otras veces.

Las bacterias que quedan en el bañador pueden provocar un crecimiento excesivo de hongos en la vagina o en la vulva, de ahí los ardores, la irritación o un flujo vaginal distinto. Al tener candidiasis se suele sentir un picor intenso que puede ser interno o externo, flujo vaginal blanco, espeso y con distinto olor. Las mujeres que padecen diabetes o que toman ciertos medicamentos que controlan el sistema inmune son más propensas a padecer esta infección.

Puede provocar erupciones

consejos-bikini-mojado2

Permanecer demasiado tiempo con el bañador mojado puede causar una molestia parecida al denominado ‘pie de atleta’. Esta se llana tiña inguinal y es una infección en los genitales.

Si llevas el bañador mojado y te expones al contacto con hongos tipo moho llamados dermatofitos, estos pueden extenderse por la piel de la zona de los genitales, las ingles y el trasero, según la Academia Estadounidense de Médicos de Familia y la Clínica Mayo.

Su crecimiento produce erupciones y rojeces en forma de ronchas. Los síntomas de la tiña inguinal incluyen desde erupciones en los pliegues de la parte alta del muslo, hasta grietas en la zona de los genitales, zonas enrojecidas, hinchadas o escamadas. A veces también pueden supurar, o que produzcan picor y ronchas con la parte externa roja y la parte central del color normal de la piel.

En cualquier caso, hay que prevenir antes que curar. Y por curar me refiero a visitar siempre a un médico.

Con pequeños cuidados y precauciones, como cambiar el bañador mojado por uno seco, podemos disfrutar de un verano en condiciones.

Fuente: Huffington Post

Publicado en Salud