Todo el mundo necesita nutrirse para vivir, pero comer es algo más que alimentarse y llenar el estomago, es una forma de relacionarse con los demás, de llenar la mente y el espíritu con las conversaciones que se producen.

Personalmente odio comer sólo, y si puedo evitarlo, siempre procuro aprovechar este momento para pasarlo con la familia, ponerme al día con los amigos o estrechar lazos con los compañeros de trabajo.

Parece ser que los humanos no somos los únicos que odiamos comer solos, y nuestras mascotas también parecen saber que la comida es más sabrosa en compañía. Especialmente cuando eres un perro rescatado como Bonnie, que ha aprendido lo importante que es la buena compañía.

Original: Bonnie hates to eat alone!

Publicado en Animales