La alopecia es un problema que afecta a una parte de la población. A nivel físico no suele ser un problema grave ni mucho menos, pero, para muchas personas puede ser un gran golpe a su autoestima.

Este mal, se debe, principalmente, a la herencia genética, aunque existen otros diversos factores que no están del todo claros, como la testosterona e incluso el estrés. Es cierto que se da mucho más en hombres que en mujeres, pero su aparición nunca es motivo de alegría para el que la padece.

Hay personas a las que la calvicie les supone un auténtico trastorno, daña seriamente su autoestima y puede llegar incluso a provocar depresiones. Los 2 colectivos más propensos a sufrir estas “secuelas” de la calvicie son los jóvenes y las mujeres.

Y es que si tienes 18 años y te quedas calvo… tu autoestima puede bajar a niveles mínimos, al igual que si eres mujer. Los jóvenes porque están en una etapa de su vida en la que dan mucha importancia a su imagen y las mujeres porque sufren esa presión de la sociedad para tener que estar siempre guapas y perfectas, donde la ausencia de pelo no es afín a los cánones impuestos.

¿Pelo o peluquín?

¿Pelo o peluquín?

No hace mucho os dimos una “solución” para todos aquellos que sufríais calvicie. Sin ser la solución definitiva si parecía dar un resultado bastante aceptable. Pero lo que os traemos hoy a mi me ha dejado bastante alucinado.

El protagonista del vídeo es un joven de 20 años que lleva sufriendo calvicie desde los 18, con los consecuentes problemas de autoestima que esto le ha causado. Pues esos días han tocado a su fin, ya que han inventado lo que yo he llamado El peluquín definitivo.

Tenéis que verlo en vídeo porque explicado no es lo mismo, en serio, no se nota nada de nada. El “tratamiento” dura 2 meses, te lo pueden hacer en casi cualquier peluquería y te puedes bañar con él perfectamente sin miedo a que se desprenda. El único inconveniente es que no sabemos su precio, pero suponemos que siempre será más barato que un transplante capilar.

Fuente: alpha m.

Publicado en Salud