Robin Falk es un joven diseñador que desde hacía años, soñaba con tener un pequeño espacio para él solo. En 2010 encontró un terreno adecuado y diseñó lo que bautizó como “nido”. Aprovechando al máximo el espacio  se puso manos a la obra para construirlo él mismo.

En solo dos semanas lo había terminado. El ángulo y el tamaño de la ventana hace que el interior se inunde de luz natural, incluso se pueden admirar las estrellas durante la noche. En el primer piso tengo una sala de estar con un micro-cocina. La segunda historia es tipo loft para dormir y almacenamiento. Todos los materiales son locales o reciclados y has sido llevados hasta el lugar a mano para mantener la naturaleza intacta.

Ambas plantas están unidas por un ventanal, la escalera y un hueco en el techo del salón que comunica las dos plantas para darle mayor sensación de amplitud.

Print

Una vez elegido el sitio, Robin comienza su construcción, realizada básicamente con madera. Aunque utilizar la madera para la construcción es algo que se utiliza poco en algunos países, es uno de los materiales naturales más resistentes. Además aíslan muy bien el frío.

casa-nido-6

Esta es el “nido” visto desde el frente. Toda la estructura reposa sobre una base lisa de hormigón. Después un pequeña cimentación sustenta el resto de la casa. Para disimularla se ha cubierto con piedras.

casa-nido-5

Esta es la visión desde el salón. Desde luego dan ganas de irte a leer ahí, tomarte un café y echarte una buena siesta.

casa-nido-4

La vista desde la cama (la planta superior) es igual de buena que la del salón. Despertarte una mañana desde esta cama tiene que ser una gratificante experiencia.

casa-nido-3

La casa recuerda a un muelle, y la estructura sobre la que se sustenta a un embarcadero.

casa-nido-2

Dos hamacas en el exterior también invitan a disfrutar de las estrellas a la luz de la Luna. Además, una pequeña lámpara metálica permite hacer fuego, para terminar de añadir encanto a la experiencia.

casa-nido-1

Trabajos como este proyecto de Robin nos encantan porque respetan la naturaleza y se funden con ella, creando un entorno mágico.

Publicado en Cultura y ocio