Cuando Tina Nicolai comenzó a trabajar como en selección de personal para Disney World a finales de los 90, se percató de que muchos demandantes de empleo presentaban curriculums deficientes.


“Me di cuenta de la gente no sabe cómo venderse a sí misma o sus logros”, declara Tina a Business Insider. “Entonces decidí crear una empresa para ayudar a los candidatos a encontrar empleo a todos lo niveles”.

Así fue cómo, en 2010, Tina Nicolai creó Résumé Writers’ Ink; desde entonces ha recibido, estudiado y corregido más de 40.000 curriculums vitae (CV) y estos son los 5 errores más frecuentes.

Minerva Studio / Shutterstock

Minerva Studio / Shutterstock

1. Dejadez

Muchos solicitantes de empleo no prestan suficiente atención a su curriculum, entregándolos llenos de faltas de ortografía, errores tipográficos, fuentes de letra no profesionales, información obsoleta o irrelevante.

Debes saber que este tipo de errores son imperdonables y que, por bueno que sea el candidato, el CV queda descartado en el acto. Nadie quiere contratar un empleado descuidado.

2. CV demasiado largos

El seleccionador debe manejar cientos de curriculums y por ello deben ser claros y breves. El exceso de información, así como el uso de demasiados adjetivos, no ayudan en nada a conocer, definir, ni recordar al candidato. Para eso está la entrevista personal.

El CV no debe ser un resumen de nuestra vida desde el nacimiento hasta la actualidad, pasando por la universidad y diversos empleos, sino un esquema conciso que muestre los logros y los meses de experiencia por orden cronológico.

3. La etiqueta de “Responsable”

Mucha gente señala en sus curriculums que ha sido responsable, director, gerente o similar, en un puesto de trabajo. Sin embargo, el cargo no asegura que el candidato tuviera éxito en esas funciones y el entrevistador no va a darlo por hecho.

“En este caso, no seas perezoso, gasta un par de líneas en explicar qué logros y resultados tuvo tu función como responsable”, declara Tina. Si no tuvo ninguna, recuerda que es mejor un peón competente que un jefe que no consiguió nada.

4. Cuidado con la jerga y las palabras de moda

“Mente creativa”, “out-of-the-box”, “juego en equipo”, “comunicador excepcional”, “don de gentes”, estas y otras expresiones suelen incluirse en los CV de forma frecuente. Sin embargo, cuida de no incluir demasiados o tu hoja de presentación parecerá plana, artificial y carente de personalidad.

Al fin y al cabo, “un comunicador excepcional con una mente creativa y don de gentes para trabajar en equipo“, debería poder crear un CV personal, fresco y diferente, que no parezca una copia prefabricada por Microsoft Word.

5. Ser demasiado formal

Tan malo es utilizar Comic Sans en un CV, como pecar de ser excesivamente formal. El entrevistador no proviene de la Edad Media, por lo que no necesita leer curriculums en castellano antiguo. Tampoco verbos en desuso, adjetivos rebuscados, ni concreciones gramaticales que te hagan quedar como un lumbreras. No eres concursante de Cifras y Letras, es un curriculum.

Usa lenguaje natural, una fuente limpia y clara, divide las secciones claramente e incluye una foto formal -una foto de carnet con ropa profesional, nada de selfies de Facebook-.

El Curriculum Vitae es nuestra carta de presentación, y de nada sirve arreglarse bien para una entrevista y defraudar con la información que presentamos sobre nosotros mismos, nuestra cualificación o destrezas. Recuerda que, en una entrevista de trabajo, solo tenemos control sobre nuestro CV y, por ello, este debe ser perfecto.

Fuente: businessinsider.com, resumewritersink.com

Publicado en Miscelánea