Los mejores trucos de magia son los que ocurren delante de nuestros ojos y en directo, y quizá nuestro subconsciente conozca esto dejándonos embobados y en absoluta concentración cuando alguien se presta a realizar uno para nosotros.

Si la broma que te comentábamos en el artículo anterior no fue suficiente para que tu mejor amigo -incluso familiar- dejara de hablarte, prueba con este truco.

Para realizarlo sólo necesitarás una botella de agua, una moneda y alguien que grabe, o mejor dicho, que sea lo suficientemente fuerte para defenderte en caso de que la víctima no se lo tome de la mejor de las maneras…

Original: On the tools

Publicado en Miscelánea