Brasil es un paraiso natural, rico en vegetación, zonas de selva y preciosos ríos y lagos que surcar en barca tranquilamente.

Y digo tranquilamente, porque en algunos casos será mejor que no pongas un pie fuera del bote. No quiera el destino que caigas al agua transportando carnaza para pesca o podrías verte en un serio problema, ya que existen unos voraces pececillos ocultos en sus aguas, las pirañas.

Un tristemente famoso pez de agua dulce, conocido por sus afilados dientes y su incansable y agresivo apetito por la carne. Aunque, al contrario de lo que el cine ha divulgado, las pirañas no suelen atacar a los humanos, y los nativos se bañan tranquilamente en las aguas frecuentadas por estos peces.

Sin embargo, la presencia de sangre las enloquece, convirtiendo el agua en un auténtico hervidero de coletazos y dentelladas como puedes observar en este video en el que las alimentan en estado salvaje.

Original: Feeding piranhas in a river in Brazil

Publicado en Animales