Con la llegada del buen tiempo muchas personas se están lanzado a disfrutar del aire libre. Paseos por el campo, días de camping o cenas en el césped son planes maravillosos que compartir con amigos y familiares, pero debes saber que con la llegada de las altas temperaturas también aumentan las posibilidades de contagiarse de la enfermedad de Lyme.

La enfermedad de Lyme, también conocida como borreliosis de Lyme, es una enfermedad infecciosa transmitida por las garrapatas que puede llegar a afectar varios órganos y provocar diversos tipos de parálisis y problemas neurológicos.

La semana pasada la ciudadana Karen McGregor apreció una mancha extraña de color rojo sobre la piel de su hijo pequeño después de que ambos jugaran y se divirtieran junto a la hierba. En un par de horas, las manchas comenzaron a extenderse por su cuerpo, pero gracias a un antiguo artículo de internet, Karen llevó a su hijo al médico.

Desafortunadamente, muchas personas desconocen los síntomas y signos de esta enfermedad bacteriana, que a menudo ignorados hasta que la situación se agrava.

Aunque el primer síntoma suele ser una erupción, que se asemeja a un ojo de buey o una diana, muchas personas no se dan cuenta de la marca de mordedura en un primer momento. Tras ello, los síntomas incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y fatiga, por lo que suele confundirse con una gripe.

Para minimizar riesgos y dar a conocer esta rara enfermedad, Karen ha subido varias fotos de su hijo y ha realizado un llamamiento a través de Facebook que os reproducimos a continuación.

 

Screen-Shot-2015-07-03-at-10.16.46-AM-600x600

POR FAVOR LEA (y actúe en consecuencia): En primer lugar estoy muy agradecida por una advertencia similar que leí hace tiempo y que potencialmente ha salvado la vida de mi hijo de casi dos años. O por lo menos lo ha salvado de tener una vida muy distinta a la que tendría como una personas sana.

Ayer me di cuenta de que tenía una marca en la sien que se parecía mucho a una diana – la diana que había visto un día en un artículo sobre la enfermedad de Lyme. Por ello llamé a mi médico tan pronto como abrió la consulta.

A las pocas horas más y más puntos diana fueron apareciendo en su cara, piernas y brazos. En el hospital nos dieron antibióticos para tratar la enfermedad de Lyme y esperamos. Por fortuna lo vimos a tiempo, y eso que mi médico nunca la había detectado en un niño tan joven…

Al día siguiente fuimos al Hospital de Niños de McMaster para unas pruebas y segunda opinión, y déjame decirte que el personal es increíble. Dos médicos confirmaron el diagnóstico y determinó que mi hijo habría recibido la picadura de una garrapata hacia 3 o 4 semanas. Algo increíble porque os prometo que nunca habíamos visto a uno de estos bichos.

Tras 24 horas de tratamiento las manchas tenían mejor aspecto y comenzaban a desaparecer. Uno de los médicos me miró a los ojos y me dijo: “Es aterrador para una madre pasar por todo esto…¿estás bien?” No tengo nada mas que palabras de agradecimiento para este equipo.

Fig4

Animo a todos a revisar periódicamente el cuerpo de sus pequeños. Si ven una picadura que parezca una diana, tomen una foto con su teléfono y acudan a consultar a un profesional. Si yo no hubiera leído aquel artículo, seguramente hubiera pensado que era una simple erupción causada por la hierba y tal vez hubiera sido tarde para mi pequeño.

En este sitio web pueden encontrar toda la información sobre la enfermedad de Lyme, qué buscar y qué hacer en caso de contagio. (También en español en la wikipedia).

Ahora estamos esperando y observando para comprobar que esto no pase de aquí, aun así tenemos algo de miedo. Pero probablemente no haya nada que lamentar porque hicimos todo a tiempo.

Por eso no dude en compartir este post para que todo el mundo esté informado.

***RENUNCIA*** – No soy experta en la enfermedad de Lyme y no pretendo dar consejos médicos a nadie. Solo os animo a acudir al médico ante una sospecha de que algo va mal, sea esta u otra enfermedad.

Original: littlethings.com

Publicado en Salud