En los últimos años se han popularizado las bromas grabando las reacciones de sus víctimas para después subirlas a YouTube. Una práctica que ha reportado millones de visitas a muchos vídeos haciendo incluso que sus creadores lleguen a vivir exclusivamente de los beneficios que les reportan sus canales online.

¿Pero hasta dónde llega la línea que separa lo cómico de lo correcto?

El canal de YouTube de RomanAtwood cuenta con la friolera de 5.000.000 de suscriptores que son notificados cada vez que publican un nuevo vídeo. La temática de sus vídeos es variada, pero nunca ha sido tan políticamente incorrecta como una broma donde el protaginista finge que lanzado a su hijo por las escaleras. Y aunque el vídeo NO contiene imágenes literalmente hiriéntes, el conjunto está fuera de lugar.

No es el primer caso de bromas incorrectas, el pasado 5 de octubre en el canal PrankvsPrank otro youtuber fingía que el gato de su novia había saltado por la ventana.

Internet debe ser un sitio que nos enriquezca como personas gracias a sus recursos, pero en nuestra opinión, plataformas como Youtube deberían limitar cierto tipo de contenidos. Corremos la voz como denuncia, en ningún caso estamos de acuerdo con el contenido de bromas que superan el límite.

Original: RomanAtwood

Publicado en Miscelánea