Cuando Sue Austin fue postrada en una silla de ruedas eléctrica hace 16 años, sintió un tremendo sentido de la libertad, sin embargo, otros la miraron como si hubiera perdido algo.

Fuente 1 por TED
Publicado en Miscelánea